lunes, junio 26, 2006

Mía? No! Tuya


Realmente me anduve preguntando si valía la pena dedicar un tiempo a esta protesta/reflexión. Y pues aunque últimamente ando escasa de respuestas, he preferido hacerla para no quedarme con la espinita y denunciar el mal sabor de boca que siento cada jueves en la mañana.

La Revista “Mía”, tras una prolongada campaña de introducción en el mercado autodenominándose “un artículo femenino más” lleva 8 meses de circulación con el periódico “La Razón” cada jueves. La verdad es que no tengo acceso a otro tipo de revistas dirigidas al público femenino, pero me preocupa el hecho de que este que llega a varios hogares pegadito al periódico mencionado.

La temática es recurrente, en la tapa una “mujer bonita” cuya entrevista se encuentra –generalmente al centro de la revista. – Digo generalmente, pues recuerdo que la única vez que leí una entrevista interesante (a una actriz de teatro) que además fue hecha por alguien ajeno a la revista, en la portada se encontraba otra persona, que cumplía con la cómoda cuota de representar la monolítica “presencia femenina occidental”-

Luego los mismos temas: bebés, moda, dietas, granos en la cara, pelos en las piernas. Es decir vamos todas las mujeres pasamos por eso, sin embargo no puede ser lo único que nos interese. En toda la etapa preelectoral ni una sola candidata ha ingresado a esta revista, debe ser que al común de las mujeres no les interesa la constituyente? En etapa mundialística ni una sola reportera, arbitra lo ha hecho tampoco, o por último al menos una encuesta de quien es el jugador más simpático del mundial que (dejemos de repetirlo) no se trata de Beckham. Ni una sola artista ha estado en la portada o en el centro (y con artista me refiero a artista). Tampoco alguna mujer de la historia.

Que es lo que me indigna específicamente? Que una revista se adjudique el derecho mediático de generalizar a la mujer como una persona ausente de todo o casi todo, excepto de un mundo femenino lleno de pañales, tintes o ropas de moda. Porque creánme tengo la inmensa suerte de conocer mujeres que realmente, no hay libro que las aguante.

Es decir se puede “perdonar” o “dejar pasar” o “hacer invisible” el hecho de que una revista diga a voz suelta que las mujeres carecemos de intereses, de capacidades o por último de neuronas. Lo que no se puede permitir es que sean testimonio (además semanal) de que carecemos de alas.

martes, junio 20, 2006

Recordarte, parece un aguacero


Parece un aguacero - En Serie

"Si prefiero no tocarte
dejarte en el agua
y poner a salvo mis unidades
huir como un cobarde
y olvidar hasta el arma
con tal de no enamorarme

Si prefiero nunca hallarte
perder las esperanzas
atarme una piedra al cuello
llorar, emborracharme
y convulsionarme en ganas
de sofocarme en tu pelo"

Una vez que uno asume los recuerdos como espacios/abismos vitales, el presente se edifica como artificio mediado por los entrometidos y siempre necesarios “equipajes” del andar.

Es lindo, cierto.

Bueno, al menos al principio.

A medida que pasa el tiempo, los recuerdos van tomando otras formas, van teniendo otras intenciones, van recorriendo habitaciones clausuradas de la vida y se apoderan de la persona, del presente y tornan al incauto recordador en lo que se llama vulgarmente una (o un) lágrima fácil.

Hoy me confieso una lágrima fácil. Sin remordimientos, sin reproches. Asumiendo plenamente uno a uno mis recuerdos. Aquellos que llegan con los olores, con las canciones, con las noches de vinos o aquellos que se pegan en los torrentes de sentimientos que me abisman.

Igual, con el tiempo uno aprende a tomarse la vida a sorbos, como viene. A acompañarla de un buen recuerdo para hacerla digerible. A veces a brindarla antes de beberla. A decir una palabra certera, a hacer una acción profesada previamente, a cerrar una puerta antes de tiempo, a dejar el corazón a cada paso. Aunque uno tenga que bancarse los insomnios, las madrugadas sin ir a dormir, los síndromes de abstinencia, los autoreproches…las autotorturas.

Porque, irónicamente, es el presente (y tal vez el miedo al futuro) los que te enseñan la importancia del recuerdo, aunque la resaca de una noche interminable de ellos demuestre exactamente lo contrario. O peor aun recordarte, sabiendo que parece un aguacero.

miércoles, junio 14, 2006

Síndrome de Abstinencia [POE]


Vete de mi - Bola de Nieve

"Vete de mi
no te detengas a mirar
las ramas muertas del rosal
que se marchitan sin dar flor..

Yo, que ya he luchado
contra toda la maldad
tengo las manos tan desechas de
apretar...
que ni te puedo sujetar"









Ensayo al olvido
acrílico sobre tela (2004)
Para ella. Para que ya no viva en el olvido.
Para que no se desmorone su respiración

Autora: Sarelisa Rodríguez
www.sarelisa.com







Habla desde el centro del exilio
Camina por bifurcados senderos
Repletos de dolores simples/complejos
De la rabias de no tenerlo, fumarlo ¡carajo¡ quererlo
Se hunde más en el obscuro
bendito
silencio
delito

Habla la reincidente
La palabras cortas
La sueños rotos
La mañana habrá otra vida
La ex-mujer sonrisa

Y de tanto hablar voltea hacia la verdadera vida
Que se va…
Y responde con la voz de cristal (quebrado):

Hoy
por fin
mire a través de la ventana
Y me di cuenta
-mirando a la vez el teléfono-
Que la verdad es que

No vendrás

Nunca.

viernes, junio 09, 2006

Noches de Cine [OPN]


Stalingrado.-

La película es alemana, dirigida por Joseph Vilsmaier (es antiquísima, pero recién la vi) y cuenta la historia de un grupo de soldados alemanes que pensaban que la guerra estaba por terminar y que lograría volver vivos a sus hogares, sin embargo son enviados a Stalingrado y bue…a partir de eso es una película de guerra más, lo raro (lo que me pareció raro) es el enfoque que hacen en esta película de los alemanes, sin embargo habrá que verla. No me gustan las películas de la guerra, pero por algún extraño motivo no puedo dejar de verlas (me pasa lo mismo con las de terror y peor con la de terror chino) y, a la vez, sufrirlas, así que en este comentario me quedo falta de palabras, simplemente por eso.

Sophie Scholl.-

Alemana también, dirigida por Marc Rothemund, expone en la pantalla la historia de una joven (21 años o 22 creo) que desafía el poder nazi y que pertenece a un pequeño grupo de idealistas que tratan –con formas pacíficas- de derrocar el sistema nazi, ella y su hermano terminan siendo “injustamente” (digo injustamente, porque dudo que la justicia haya existido en esa época, pero namás pa poner un parámetro) enjuiciados por un “pequeño delito” (digo pequeño porque era el régimen nazi el que los tipificaba) pero ellos mantienen su palabra hasta el final, es medio cansina la película pero vale la pena llegar al final, buena actuación la de Julia Jentsch (Sophie) y eso…no hay tanta violencia pero es imposible dejar de darse cuenta que eso es la guerra: esa guerra.

La Caída.-

Alemana también, dirigida por Oliver Hirschbiegel, trata de los últimos días de Hitler, la portada trae esta sentencia de él “Si la guerra esta perdida, no me importa que mi pueblo sufra, no derramaré una sola lágrima por él, no merece nada mejor” (…) la actuación es buena, el tipo que sale representando a Hitler (Bruno Ganz) se ve casi tan hijo´e puta como el mismísimo. Eso sí, es tristísima, pero no se podía esperar menos de un intento de close up que se hace al señor de las tinieblas mundiales. Al final termina con una sentencia interesante (que me hizo valorar haber visto antes Sophie Scoll). La secretaría de Hitler comienza la película diciendo que era joven que no sabía lo que hacía (muy arrepentida la pobre) y al final recuerda que ella cuando empezó a servir al régimen nazista tenía 21 o 22 años, como Sophie Scoll.

** Se preguntarán porque ví tres películas de la segunda guerra mundial – alemanas todas- en tan corto tiempo, es pura casualidad.

Capote.-

Ay señor, que película. Gringa. Una por curiosidad nomás quería saber de Truman Capote, lo único bueno (una vez más) la actuación. LO ÚNICO. Trata de como Capote escribió su gran obra gran a partir de un asesinato múltiple, mala la película, mal tipo el Capote, malos tipos los asesinos, todo malo y no te deja absolutamente nada. Así que parafraseo nomás a mi amigo que me dijo “Y todavía confías en las películas gringas?” Para que vean lo incauta que soy.

Yo, Puta.-

No. No es una declaración, es una película, es más! Es un libro de Isabel Pisano (Uruguaya) aunque la obra es Española. Es una suerte de documental de la vida de las prostitutas, más que todo en España. Hay de todo: Putas, putos, gigolos, reputas, actores porno, chulos, proxenetas. Bien la película, maneja un estilo documental – narrativo interesante, y el manejo de escenas es también buenísimo, la película vuela de lo bien hecha que esta y deja un sabor de libertad/apresamiento social y personal, vale la pena.