sábado, diciembre 30, 2006

Dejar ir y dejar venir

Este post promete ser largo, y tal vez hasta aburrido. (Y los dibujos, como siempre, son de Liniers)

Resulta ser que los regalos este año fueron múltiples y maravillosos, mi gente -mi hermosa gente- esa que cree, que sueña, que lucha, que levanta el puño ha sido lo mejor de este año. Mis amigos y amigas, esa constante en mi vida que hace que mis días sean maravillosos, no me ha dejado un solo día sin descubrimientos y agradecimientos; la misma gente es la que me ha permitido hacer ofrendas constantes a todos y a todo, durante todo el año. Sin embargo hubo una persona, que fué lo mejor de mi 2006, un descubrimiento hermoso, un ser hecho de sonrisas, al que -lamentablemente- conozco muy poco. El 6 de diciembre escribí el primer poema que publico, era una exigencia a su presencia, necesidad de verlo, y es que siempre hubo una paradoja entre él y yo, pues yo...yo soy muy intensa y él...él es muy tranquilo. Y de alguna manera siempre fuí yo la que dió el primer paso, el primer riesgo, la primera palabra, las cuáles agradezco, pues a mi manera, en poquito tiempo fui tremendamente millonaria. Hace dos días me enteré que el no vendrá pronto, como yo pensaba, que no lo veré quién sabe hasta cuando, y si quiero seguir viendo su sonrisa, tendrá que seguir siendo en sueños: de ahí nació el segundo poema, lo escribí hoy. Y bueno no es para tanto, tengo todo lo que me diste, y te dejo partir, y sonrio. Te quiero (más de lo que te lo digo) y espero verte pronto.


AGUARDA (6/12/06)

Entrelé nomás hermoso,

la vida es así,

sino es usted, será otro,

que pase por aquí.


Así que decidamos de a buenas

que el tiempo, con todo puede.

Le entra usted

o le entro yo,

o así de plano,

le entro por los dos.


Y tras garantía de mi honra

asumo que usted es calmo mar

y yo explosiva pólvora

y nos echamos a nadar.


Y fundimos de una vez por todas,

nuestras materias primas,

y mientras la marea marea,

enredamos las olas.


Y de noche,

reventamos en tsunami,

para -al fin juntos-

brindar por el derroche.


NO VENDRÁS (30/12/06)

Aunque decirlo me mate,

la verdad es que no vendrás.

O me muera previamente,

es la verdad nomás


Esperancita vestida de enero,

lugares que no visitarás,

todos mis esfuerzos, mi tiempo,

el verano en que no estarás.


Lo malo de esta circunstancia,

-en todo caso lo peor-

es que ya no me alcanzan las ansias,

se me esta acabando el amor.


Y, para serte sincera,

cada día estas más lejos,

yo en la mía, tú en tu tierra,

los kilómetros ya son verdaderos.


Pocas cosas tuyas tengo en mis manos

y entiendo que debo dejarte ir

te tengo pendiente – también- mil regalos

que inventé ,como te soñé: a morir.


Hasta siempre agosto.

Hasta que vuelvas a mí,

-hasta siempre hermoso-

aunque no sea enero,

te esperaré en cada abril.


Y así, después de este rollazo personal y necesario (una vez que dejamos ir, hay que dejar venir) que se venga este año con todo, que esté lleno de vino y vida, de sonrisas y llantos, de sueños (nuevos y reincidentes) de amores (posibles e imposibles), que nuestro norte siga siendo el sur, que nuestra Bolivia siga siendo nuestro amor y vida, que el 2007 nos traiga la patria y la familia.

Y que como hace 48 años, sigamos haciendo patria a cada paso! cada primero de enero.

Salud! Pan! Amor! y Patria!

domingo, diciembre 24, 2006

Navidad todos los días


He pasado todas las noches de esta semana tratando de explicarme el nudo que traigo en la garganta y en el corazón. Me he sugerido todo tipo de cosas; pero por más que he intentado excusarme a mi misma, la respuesta ha sido fácil cuando pude explorar bien en mis habitaciones interiores y, -sin prejuicios- pude decirme a mi misma que la navidad no me gusta; que me siento mal a cada paso, que me duele la humanidad en cada guirnalda que veo en estas fechas.

No solía ser así, es cierto, tan cierto como que la navidad es mejor recibida por los niños, pero creo que por el motivo equivocado, el consumismo. Claro, no puedo pedirle a mi recuerdo de niña que no se entusiasme por una muñeca o por una prenda a la moda; pero la verdad es que en estos días ni todas las navidades bien vividas, las medianoches en desvelo, las madrugadas soñando regalos, las manualidades para mejorar cada navidad, nada de eso puede hoy mitigar un poquito este sentimiento de haber pasado muchos años sumergida en una mentira basada en la posesión de cosas que hoy en día existen en lugares de albergue donde fueron a alegrar a otras niñas, también a través de la posesión de cosas.

Y aunque he tratado, he recibido diversos discursos y he dicho felicidades a cualquier fulano que se me pasaba por adelante; aún me costaba entender algunas cosas de la navidad, especialmente ese misterio del “espíritu navideño”. Simplemente no me cuadraba el hecho de que por encontrarnos en un determinado mes en el año, la gente se sienta de repente buena y solidaria -incluso a mi me ha pasado- como que las cosas que duelen, duelen más en navidad. Y es curioso, la gente compra, sale, prepara y siente dolores tremendos por la humanidad y el mundo…pero al ratito se nos pasa, porque incluso el tiempo en esta época adquiere otro tipo de dinámica y uno tiene que cumplir con las fechas, los regalos, la familia.

Yo, que tenía que cumplir una cuota de regalos, fui de compras como cuatro días y en una infructuosa batalla contra el consumismo logré resistirme a él durante tres días, el jueves en la noche terminé hecha un llanto, no había comprado nada, solo había generado cien mil rollos sentimentales y filosóficos en mí y me había pasado renegando esos días, renegando y doliendo. Esa noche, comprendí algunas cosas -no todas pero algunas-. Me dijeron al oído que yo había sido un regalo en este año y, así, me regalaron tal vez lo que más necesito: Sonrisas. Sonrisas por doquier y alguna que otra certeza, entre ellas, saber que alguien en este mundo puede entenderme. Mis dos amigos, mis dos hermanos repararon –sin saberlo- en minutos, un conflicto-trauma de años y ahí me quedé, llorando, sin reparos y sin prejuicios, totalmente humana cantando a todo pulmón como suelo cantar yo y con la esperanza plena de dibujar el nuevo día, una vez más.

Y así, al día siguiente decidida a comprar mis regalos fui previamente a comprar cosas más importantes y me dedique un tiempo a curar el alma, entre niños que tenían los pies rotos de esperar regalos, de esperar sueños y les regale ante todo mis oídos -poniendo a prueba todos mis defectos e intolerancias- y ellos me regalaron cosas que caben en mi mano, palabras de pureza y de esperanza, de no complicaciones, de vida, de pura vida.

Sigo en batalla diaria contra este consumismo que nos atora en sus manos cada día y que nos bloquea los sentidos con tanta facilidad, sigo sin creer en papanoeles y en renos, sigo escapando de árboles y guirnaldas, sigo apagando la tele con orgullo de hacerlo; porque sigo creyendo que el “espíritu navideño” debe de alguna manera resumir lo más bueno que tenemos y debe servir para aflorar el niño que llevamos dentro, ese sin prejuicios, sin juicios, sin lamentos y pletórico de risas y sueños; para reafirmarnos el ser humano que todos tenemos dentro y que postergamos por la rápida (por no decir violenta) dinámica de los días. Pero creo que ese “espíritu” es algo que debemos –con astucia y determinación- tomar con cariño y ternura y encapsularlo en las manos para caminar todo el año y utilizar cada navidad para hacer ese “adendum” con la vida y volver a firmar contrato con/por ella y jurar que no dejaremos que esta nos venza, ni a nosotros ni a nuestras sociedades, y me hice el mejor regalo que podía hacerme: me permití abrir estos oídos lastimados, para no tenerle tanto rencor a las fechas y reconocer (así sea-y ojalá no por siempre-) la momentánea humanidad que nos florece en diciembre.

Y (re)pensar el próximo año, cada uno – desde su luchita, desde su trinchera- no se canse, no se rinda por hacer de nuestra Bolivia y nuestro mundo un lugar donde abunde y rebalse –la tan olvidada- decencia por la vida, por el hombre y lo que le rodea.

Por eso, lección y corazón en mano, les dejo con esta imagen que tomó prestada de una hermana que allá a los kilómetros hace que no me sienta sola y expresa tan bien la navidad que debemos procurar cada día. Así que a meterle, a meterle a la vida y a los sueños que son los que todavía “tiran de la gente como un imán que los une cada día”.

Y que tengan todos un hermoso año, lleno sobretodo de (re)descubrimientos que (pro)curen el alma. Y que esta noche brindemos vida y sonriamos en paz, para seguir mañana en nuestra luchas, sobre las cuáles no permitamos ni desmayos ni treguas. Y nos reconciliemos con todo y todos, pero especialmente con nosotros, con nosotros y nuestros fantasmas.

Abrazos por doquier a todos y todas y eternos brindis de vida.


miércoles, diciembre 20, 2006

Hogar

(la caricatura - como no podía ser de otra forma- es de Liniers)


El sol del oriente
nuevamente me trae por acá.
Mujer errante,
alma caminante.

He vivido ya este andar

El horizonte se empieza a dibujar:
las puertas abiertas de tus días,
los nubarrones de tu pasado:
Tu vida.

Reconozco terreno
aro surcos con palabras,
siembro esperanzas,
una a una sobre tu pecho.

Una cama de besos,
un puñado de tierra,
se anuncia ya la cosecha,
se asoman los días de amar.

Pasan días en tus campos,
meses en tus arenas,
años bajo tu sol;
comprendo poco a poco

...poco a poco...

Que,
mi territorio son tus mañanas
la frontera de tus dedos mi patria
tú: mi república.

Yo,
pies sangrantes,
miedos latentes.
Yo,
que no tengo casa,
ni nombre.

Afirmo llorando:
¡eres mi hogar!
Mientras tiemblo, pensando:
pero, hasta cuando?

domingo, diciembre 17, 2006

Los dos tercios y sus perlas

Estas semanas nos han traído de todo, un poquito de risas (risotadas, risitas), unos manos transpiradas, unos clase medianos que ahora si alzamos la voz y ejercemos nuestra ciudadanía y por último miedo, rabia, bronca hasta llanto. Hoy es tan fácil tomar una posición y defenderla a ultranza, decir por ejemplo: Yo 2/3, tu 3/3, yo demócrata, tu dictador, nosotros ciudadanos, ustedes políticos, pobrecitos nosotros siempre, ellos nos odian, nosotros nunca, yo cabildo, tu dinamita, yo silencio, tu también. Y es precisamente fácil porque – los jóvenes de ahora- desde niños crecimos en esa cultura de democracia-urna. Y así de chiquita (tamañito urna) queremos que se quede, imposible cambiarla, imposible arriesgar. Viva mi voto siempre!. Aunque haya sido azul, ahora. Mañana, quién sabe (piensan algunos).

El tema no es precisamente todo lo que pasa con los dos tercos y las bocas llenas de democracia, pasa por todo aquél bagaje político previo que ya tiene al miedo desencadenado (que actua cuál perro guardián de modelos como este); al miedo y otras cosas (igual de escabrosas) que vemos ahora en medio de las arenas de una coyuntura en la que –con saldo favorable- algunos salieron victoriosos, la mayoría vencidos-ciudadanos que ahora tenemos dos opciones: apostar por un status quo o tomar por vez primera una posición, sea cuál fuere, pero posición de verdad. Fácil es adoptar una posición de líder de opinión que te mandé a apagar la luz en señal de protesta o festejar el “coraje” de un hombre de letras al adoptar una posición y apropiarla, teniendo como dato único su linaje familiar y no haber al menos ojeado algunos de sus escritos, para saber que esa actitud –a algunos- no nos sorprende. Pero vamos, no nos hagamos tontos, si es precisamente nuestra síndrome de “mitad de sándwich” que nos ha mantenido tibios y nos permite justificarnos en aquello, ejerciendo ciudadanía; ayer, para mantener a un inmediático irresponsable coqueteador con la derecha en el poder (sin éxito, claro), hoy, por otorgar poderío a grupos que hasta ayer formaron parte de las élites de asnos que nos gobernaron por años. Deberíamos tener un cartelito: Se busca ideología, se ofrece buena masa de gente. Y a bregar por la vida hasta próxima crisis.

Los 2/3 señores, no son el meollo del asunto, todo se hace/hará en/por la “autonomía” La cuál entiendo, comprendo, apoyo; sin embargo, tenemos claro de que autonomía estamos hablando? Recordemos que la pregunta del referéndum por las autonomías, que gano en algunos departamentos, hacía referencia literalmente a recibir del estado: competencias ejecutivas, atribuciones normativas administrativas y los recursos económicos-financieros, porque eso es lo que necesita el ciudadano: tener más cerca al estado. La descentralización administrativa es un proceso inevitable desde hace unos buenos años, en todo caso será competencia del cuerpo legislativo avanzar de forma coordinada y coherente con este proceso. Y no como predican los nuevos oradores de masas-atrapa-tibios lo que es su autonomía, basta de mentiras, porqué la población se la está creyendo y lo peor es que esa creencia está generando distancias –ojalá no- insalvables con el tiempo.

Comprendo ampliamente que no todos los que defienden los 2/3 (ahora casi sinónimo de autonomías) son oligarcas o latifundistas pero seamos sinceros, esa defensa que objetivo defiende? Para muestra un botón, la declaratoria de la “Región Autonómica de Bolivia”, punto g:

A efectos de la reconducción ambiental y social de la gestión sostenible de los recursos naturales, los Gobiernos Departamentales deberán detentar la competencia de definir políticas y normas relativas a la tenencia y propiedad de la tierra, al acceso equitativo y democrático a los recursos naturales renovables, así como de protección, conservación y uso sostenible de los recursos naturales.

Solamente una pequeña muestra, votar 2/3 y autonomía por ellos? Para asegurar sus tierras? Veamos bien que apoyamos, a quién, porqué. Algunas perlitas más: artículo 25 de la Ley Especial de Convocatoria a la Asamblea Constituyente:

ARTICULO 25° (Aprobación del Texto Constitucional). La Asamblea Constituyente aprobará el texto de la nueva Constitución con dos tercios de votos de los miembros presentes de la Asamblea, en concordancia con lo establecido por Titulo II de la Parte IV de la actual Constitución Política del Estado.

Otras: Prefectos hablando de inconstitucionalidad? Por favor, está bien que sea un secreto a voces, pero tampoco removamos arenas que todos pisamos, con las cuáles jugamos al olvido. Descentralización es descentralización, precisamente la política hidrocarburífera de este gobierno es la que ha permitido que el IDH alcancé a todos los departamentos para su administración y ejecución. Ese mismo IDH que es puntita de lanza del poder que detentan ahora los prefectos.

Las últimas: Negociaciones sin relación directa del estado? Como principio universal? Esa ocurrencia si que es original – por que no se aplica en ningún lugar del mundo-.

En resumen, habrá que ver los frutos que dejará esta movilización legítima, si. Multitudinaria, si. Por el momento sabemos/sentimos los frutos que han dejado: una Bolivia dividida. Sea de una forma u otra sabremos en algún momento si yo autonomía, tu Bolivia, o nosotros Bolivia autonómica. Y ojalá en ese momento seamos responsables con nuestras apuestas de hoy. Y que sean por nosotros, no por otros.

miércoles, diciembre 13, 2006

A media noche

Todavía, la memoria alevosa
(Ángel González)
Aquel tiempo
que dejamos por muerto volvió en sí,
y me hirió mortalmente por la espalda.


La memoria alevosa
Cuchillo por la espalda,
es como haberlo vivido ayer.

Y entre que sangre la memoria,
o no,
que sangre. Y se haga río.

Y sus rápidos me devuelvan…

La sala a media luz
La charla a media voz
Los ojos a media pasión

La forma en que a medianoche,
cada media palabra,
Se me humedecieron

Primero: las manos
Segundo: los ojos
Después: todo.

miércoles, diciembre 06, 2006

No Calles

(Esa soy yo, en un Agosto...en dos Agostos)

Hermoso, no calles
Se que no solo llegué tarde,
llegué lejos también

No temas,
no temo.

La distancia es solamente un camino.

Ahí están las arenas de mi vida,
sumérgete,
construye castillos,
alberga la mar.

Vamos, nada.
Nada.

Pero no temas,
y no calles.
Que si es así…
(y sin abrazarnos)

Moriremos.

viernes, diciembre 01, 2006

Más noticias sobre la mediocracia escrita de opinión

Resulta que el menú de las sospechas que la circundan se amplía día a día. Ya no solo se la aprecia como patrimonio dominante de escribanos no indígenas, de sexo masculino y opositores al gobierno actual; sino también -y de forma disfrazada- como complotadores, para muestra basta un botón: un artículo publicado en el "Tiempo Político" de "La Razón", el día de hoy:

http://www.la-razon.com/versiones/20061201_005742/nota_264_363350.htm

Nótese el error en la última parte en que la autora (mujer, contenta con su presidente y morenita) figura (bueno, en este caso no) como otra persona, que quizás responde más a los parámetros requeridos en el topísimo mundo de la opinión. No importa, no nos callarán, aunque sea "disfrazados" hablaremos, escribiremos y la palabra ganará, no podrán!....no pasarán!

Ya fuera de broma, gracias a los amigos de Tiempo Político