jueves, febrero 15, 2007

Es un papalote, no un boomerang

(Voy a dejarlos unos días, primero me voy al carnaval de Oruro, a hacer las veces de macho caporal -saltarín cuál canguro-; y luego me voy con parte de la tropa paceña a ver al buen Silvio; aunque hoy piense que no me alcanzan las fuerzas para tomar esos buses, son los planes que tenía, antes de conocerlo. Así, con el almita en las manos, parto. El título del post responde a aquello que escribes por escribirlo o lo haces esperando respuesta, cuando muchas veces uno se miente. No quiero mentirme. Quiero que esta conversación sea un tesoro que se lo lleve el viento cuál papalote, no un boomerang, que a la larga puede lastimarme. Alguien me dijo: que la única mochila que te lleves sea de ropa, no de otras cosas. Y tiene razón. Nos vemos en unos buenos días, si mis dedos no se escurren en alguna parte del continente)


Hola


¿Cómo estás?


Bien, en lo emocional bien. ¿Y tú?


Bien


¿Sabes que no pude dormir?, sufro de insomnio y anoche soñe contigo, por eso te llamé


Yo también quería hablar


¿Qué pasó la otra noche?


¿No lo sé, tú?


Tampoco


¿Raro no?


Rarísimo, pero ¿estás bien?


Si, bien. Pero ¿sabes? Si hubiera sido otro momento, yo hubiera...te hubiera buscado con todo.


Yo también. No sé. Una semana antes


O un día antes…


Si.


Bueno, pues ya pasó no? No es el momento


No, no es el momento


Y si…llegaras a ponerte celosa?


Arreglaré mis rollos sola no?


Y si…llegara a ponerme celoso?


Arreglarás tus rollos solo no?


Tienes razón.


Si, es lo que fué pero también es lo que no será.


Si. ¿Que pena no?


Una pena


Es triste


No, es tristísimo.




(El problema en ese momento, fue no saber lo triste que podía –realmente- ser)




domingo, febrero 11, 2007

Inventario de cuarto de siglo




Cumpleaños (Ángel González)

Yo lo noto: como me voy volviendo
menos cierto, confuso,
disolviéndome en aire
cotidiano, burdo
jirón de mí, deshilachado
y roto por los puños.

Yo comprendo: he vivido
un año más, y eso es muy duro.
¡Mover el corazón todos los días
casi cien veces por minuto!

Para vivir un año es necesario
morirse muchas veces mucho.



Empiezo a darme cuenta

que no soy la que soy ahora

aunque mi vida ha pasado lenta

mi niña se me va en cada hora.



Que si tuviera que elegir

entre la que soy y la que fuí

me quedaría con la que seré

la que hoy empieza a partir.


La verdad es que no soy solo una

soy todas las que fuí en algún momento

de todas estas vidas, soy solo la suma

de todas estas historias su vivo monumento.



Soy, también, aquella que desdibuja febreros

cuya sombra mustia destruye misiles

acumulando sentimientos guerreros

para librar batallas en tantos abriles.


Y, en honor a las ausentes

entono un verso al viento

a sabiendas que sus muertes

son origen de mi renacimiento.


Por aquellas que optaron por alejarse

o las que me siguen acompañando

surcando los destinos a los que falta acercarse

sus sombras, y yo, vamos caminando.


Empiezo a darme cuenta

que mis fortalezas y debilidades

escritas en prosa o en beso

hacen un libro lleno de verdades.


Que la patria es lo primero

que los traidores tienen nombre,

se entiende que sea en el lado izquierdo

donde lata el corazón del hombre.


Que los hogares son inventos

que los caracoles saben acerca de aquello

un hogar es uno y sus intentos,

con la puerta abierta, abierta que es lo más bello.



Que homenajear al amor

no es cuestión de pertenencia

es cuestión de morirse de dolor

y rozar, tiernamente, la demencia.


Ya no soy las infantes

de ganas muertas de tenerlo

ya no soy la de antes

en realidad, hoy comenzaré a serlo.



Empiezo a darme cuenta

que mi fé fuerte reafirmará

que la esperanza vendrá, vendrá lenta

y la vida nueva -siempre- se hará.

jueves, febrero 08, 2007

No desfallecerás

(Ten cuidado cuando digas que no esperas nada,
en ese momento -incluso sin saberlo-
estarás esperando que, al menos, te crean)

"
Bésame largo y tendido.
A ver si así me devuelves,

todo lo dicho."


Cuando pienses en desfallecer/

acto seguido, voltees alrededor de tu fé/

y veas que ya no hay nadie en quién creer/

preguntarás ¿cómo sigo aún en pie?



Mientras, pensaré:

(…no diste la vuelta completa,

ni siquiera reparaste en ver mi silueta…)

y, clavándome –una a una- tus mañanas,

continuaré –un día más- haciéndole pie a tus espaldas.


lunes, febrero 05, 2007

Tormenta Emocional

¡Sálvese quien pueda!


¡Primero poemas y promesas!


tus cortos, pero eternos, besos

tus inexplicables manos

tus sollozos

tus profundos ojos

tu apática mirada a los represores,

tu tierna forma de sonreírle a un gato,

tu boca que promete mañanas,

tus infrenables alas.

tu breve cintura

tu silueta y su copa de vino,

tu ceremonia previa a cada cigarro,

tus dulces rabietas cotidianas.

tu dentadura imperfecta

tu pelo perdido entre mis manos

tu extensa espalda -que tantas veces recorrí-

tus lágrimas que secó el tiempo…


mis promesas eternas de encontrar nuevas e ingeniosas formas de hacerte feliz


(…todo se ha perdido…)

La tormenta ha sido devastadora

Cada pedazo de historia esta destrozado

Cada recuerdo inundado –la memoria sabe a sal-



y tú, ya no navegas en los mares de mi vida

y el océano se ve infinito.

Un buen de narcisismo y un tilín de verdad

Hace unos días, Sebástian Molina me informó que me habían hecho una nota en un sector que maneja Mundo al Revés, que se llama "Bolivianas con valor". Yo, que como todo buen ser humano no me salvo de mi trasfondo mediático, recordé la campaña que había emprendido la empresa transredes tiempo atrás, cuando hizó "Bolivianos con valor". Entrando a la página a ver la nota me dí cuenta de que era la misma campaña, solo que con un ingredientes adicionales, que "Bolivianas con valor busca promover la equidad de género y la autonomía de la mujer". Así que luego de que Sebastián me diera la noticia y me sorprendiera, me pusé a reflexionar. Es la Vero Vero una boliviana con valor? Una boliviana con valor debiera entenderse como una mujer que hace algo por la equidad de género, la Vero Vero lo hace? Yo creo que no, aunque hay algunos incautos que piensan que si. Luego, pensé si la Vero Vero había hecho algo por la autonomía de la mujer, o en todo caso por su autonomía propia. La pregunta sigue rondando mi cabeza. Cuando ya volteé la tortilla me dí cuenta de que en realidad lo más probable haya sido que hayan pensado en la Vero Vero por ser ella una boliviana con coraje, pero que a la vez la Vero Vero hace un ejercicio de un segundo y piensa en bolivianas con valor, que como diría el buen Silvio: "la historia olvidó entre laureles y otras desconocidas gigantes, que no hay libro que las aguante" y se siente enana ante la denominación.

Les invito a visitar la página de "Bolivianas con valor" y agradezco a quién o quiénes sean los artífices de pensar que esta mujer y su blog, merecen tal denominativo. No importando si la Vero Vero es una boliviana con valor o con coraje, está claro que siempre será en aras de su innegociable obediencia a su conciencia.

Bolivianas con Valor