miércoles, noviembre 28, 2007

Palabras para Ernesto


Pedacito de vida

niño lindo

muñequito quitapena

pura dinamita.


Tengo una pregunta:


Tú,

que me miras por dentro

que me conoces desde siempre

que con solo estirar tus manitos

puedes tocar mi corazón.


Dime,

a que tanto odio

a que tanto racismo

a que tanta muerte

a que tanta oscuridad.


¿Aceptar la dignidad del hombre cuesta tanto?

Construirte un futuro y salvarme de mi pasado: si.


Cuando traigas las primeras respuestas

a mi vida,

cuando decidas venir

acordáte de traerme esta, hijito lindo.


Y, por favor,

no me sueltes

el eje de la vida

no te muevas ni un poquito.


Que ya sabes

-luego te contaré los porqués-

acá me la juego

entera,

firme,

incolumne,

total.


Esperando que te bienvenga un mundo más justo.



lunes, noviembre 26, 2007

Mientras tanto


(Ante los últimos sucesos en Bolivia este blog se alinea a Kamchatka y
desempolvo un escrito de hace unos meses,
cuando ya creía lo que debemos hacer hoy)



Por tener tantas deudas con el pasado

o acumularlas –paso a paso- con el futuro

el caminar diario se asemeja a un puño alzado

la rutina campeante a un pensamiento duro.



…mientras tanto…


Pues no hay mausoleos que olviden

ni clases sociales que determinen mi pertenencia

los muertos que en mi memoria viven

gritan que pertenezco a la clase humana por excelencia.



¿Hago patria en el camino o vivo mi vida?

Si tomo fusil, avanzo, ¿cuál es mi frontera?

¿Cuál es mi guerra? ¿Cuál la puerta de huída?

Retumba en mi cabeza: no está muerto quien persevera.



Será el recuento de destinos el que juzgue los caminos,

mi autodefensa decir: en aquel momento yo tomé partido.

Si la bifurcación de la historia empujo nuestros sentidos

poder susurrar –ante tribunales internos- así es como he vivido.



Por eso mismo hoy y siempre a tomar partido

retumbar los ideales con bombas de verdad,

y de nuestra responsabilidad no habernos corrido

¡a estallar diariamente en ese simple acto de libertad¡



¡Ay conciencia¡ eres una implacable

sabes tu ahí adentro hacia donde dirijo mi canto

que no hay peor mentiroso que aquel que no hable

incluso sabes que a veces lo hago con llanto.



Sabes, mejor que nadie, que disparo mis ideas

–al menos- mientras tanto.

jueves, noviembre 22, 2007

Alteridad I


( Gracias por venir y hacer de tus ojos mi espejo)


Ahora mismo

donde estás.

¡Para!

prueba,

cierra los ojos.



No ha cambiado nada

el mundo sigue ocurriendo

puedes dejar de mirar

la niña,

el hombre,

la obrera,

el perro,

puedes quedarte ciego.



Pero,

si a mi

me cierras los ojos

si me dejas desamparada

sin mirada,

sin morada

ya no escribiré

ya no viviré.




Seré apenas

la mitad del latido

del último lamento

del peor engendro de la tierra.




Y nadie

-nunca más-

se acordará de mí.



miércoles, noviembre 14, 2007

EL temblor


Ante la inusual ausencia de propaganda política en la capital argentina, producto del resignado/asumido resultado de la contienda electoral por la presidencia que terminaría otorgando la victoria a Cristina Fernández de Kichner, un bonaerense comenta: “Pareciera que el futuro presidente va a ser Soda Stereo” en tanto el aparataje publicitario del esperado retorno de la banda argentina inundaba no solo Argentina, sino todos los países latinoamericanos que el grupo había incluído en su gira. Por mi parte, decidí votar por Soda.

31 de octubre. 19:00 horas. Santiago ahogado en calor pero con guiño de aguacero. Volando -es decir a ritmo santiaguino- llegaría con 15 minutos de retraso a la torre Entel, para encontrarme con la Glenda, tomar el colectivo y ver la forma de llegar hasta el Stadium Nacional (aquél espantoso escenario de las atrocidades cometidas por Pinocho). Tacos (trancaderas), una micro, otra, Transantiago –toda la vida Transantiago- llegaríamos invictas a las puertas del Nacional con las entradas en la mano, de entrada fácil, nos deslumbraría la cantidad de gente reunida para ver al legendario trío representante del rock argentino.

Es una buena ubicación, pienso, con mi renovado optimismo, tratando de enchinar los ojos para alcanzar a divisar el escenario. Ceratti seguro se verá…del tamaño de…mi meñique, la uña de mi meñique. 21:20 se apagan las luces y el grito de todo el nacional vestiría de euforia lo que estábamos a punto de presenciar. Yo no gritaba mucho, tenía aún en la mente la voz (¿se puede llamar a aquel hilito cuasi-sonoro, voz?) de mi amiga Claudia, de la maestría, el fin de semana anterior. Pero “Sobredosis de Tv” encendería mi voz-consecuencia en todos su tonos ¡Apágalo, enciéndelo! No puedo seguir así… (encendamos las voces, apaguemos la tele, acostémonos, no podemos seguir así) Y comenzó la sabrosura. Luego vendrían, con todas y cada una de sus notas-rock las clasiconas: “la ciudad de la furia”, “persiana americana”. ¡Luz, cámara, acción! probamos del potente “Zoom” (mi acero inolvidableeeeeee).

Al entrar al concierto la Glen me preguntó si tenía fuego yo, en mi tradicional pensamiento le respondería casi en tono de broma, pero Glen si estos chicos tocan rock, no va a ser necesario prender fueguito. Calladita me dejarían los Soda al pedir que todos encendiéramos lo que tuviéramos a mano para cantar “Fue”, así: calladita, alzaría mi puchito y las manitas de un lado al otro. El reventón, por supuesto, vendría con “cuando pase el temblor”. Santiago sabe, y mucho, de temblores; pero eso debe ser porque está ciudad sabe saltar, efectivamente al ritmo de “¡hay una grieta en mi corazón!” tembló hasta el Mapocho.

Claro está que los Soda son unos maestros, unos monstruos, los non-plus-ultra del rock argentino, el yanoya de la música-nostalgia de la época que nos fue ayer. Pero la producción del concierto se llevo la estrella, era como tenerlos a dos metros de distancia, con las gigantes pantallas que se habían instalado y la impecable coordinación de escenografía, cámaras, luces, el show fue un espectáculo aparte. Que manera de rockear y cantar, Ceratti es como el vino, cada vez se ve y oye mejor. “Telekinesis”, “Hombre al agua”, “PIC-NIC”. Saltaríamos por, alrededor de 2 horas y cuarenta minutos.

Los soda habitan, ahora, en mis oídos y en mis ojos, forman, ya, parte de mi inventario de locura-grito, recuerdo necesario para afrontar la cúspide de la montaña rusa emocional que guía mis sentires. Solo me queda hacer eco a la voz-trazo de mi inagotable amigo Liniers. Soda: ¡Gracias Totales!.

(Gordito, que sepas que pensé en vos en cada canción, sino te llame es porque estaba…saltando! jeje. Y si, te perdono si algún día ves a Silvio)

(Sobre el tema: una promesa. Escribiré, prontito, sobre otro genio que vi (3 veces) la anterior semana: el maestro Santi Feliú y me debo apurar porque ya llegan Sabina y Serrat. Si pues, Santiago había tenido sus cosas)

jueves, noviembre 08, 2007

Una mariposa (realmente) mundial

Llegaba a casa luego de una charla más sobre las ciencias sociales, 1:40 am, los conserjes del turno de la noche (mis cuatachos) me dicen que me van a dar una sorpresa y sacan un paquete que, claramente, no cabía en mi casillita. En la razón del destinatario estaban todos mis datos más (y no en letra pequeña) la dirección de mis blogs. Los conserjes tendrían varias apreciaciones sobre los mismos y preguntarían, insistentes, quien me había mandado el paquete ya que como siempre, insistían, en la imposibilidad de que no esté casada (¿?) Luego de tal saturación de comentarios me subo a mi estudio sin entender todavía que traía el paquete, de donde venía. Me llamaba la atención la hermosa estampilla del Che Guevara en conmemoración a los 40 años de su muerte, en la obra de Warhol.

Para que explicar el Tsunami de emociones que se desprendieron al abrir el paquete, no solo una mariposa mundial voló alrededor de mis paredes, se desprendieron (también como mariposas) hermosas imágenes de la vida que me fue ayer.

Señor K: Mil gracias por haberme enviado la mariposa (mundial de a de veritas) y con ella haberle puesto alas a un poquito de mi Bolivia y por ser causante de tantas y tan lindas coincidencias en esto que llamamos vivir. Usted es un alquimista de la palabra y de las cosas extraordinariamente terrenales.

Nota: La mariposa mundial es una revista literaria boliviana que me fue remitida por el señor K hasta Santiago de Chile producto de haber dado con el dato de una de sus “trivias” literarias.