lunes, diciembre 31, 2007

Último brindis - Llegarás alegría

ÚLTIMO BRINDIS


Lo queramos o no
sólo tenemos tres alternativas:
el ayer, el presente y el mañana.



Y ni siquiera tres
porque como dice el filósofo
el ayer es ayer
nos pertenece sólo en el recuerdo:
a la rosa que ya se deshojó
no se le puede sacar otro pétalo.


Las cartas por jugar
son solamente dos:
el presente y el día de mañana.


Y ni siquiera dos

porque es un hecho bien establecido
que el presente no existe
sino en la medida en que se hace pasado
y ya pasó...
como la juventud.


En resumidas cuentas
sólo nos va quedando el mañana:
yo levanto mi copa
por ese día que no llega nunca
pero que es lo único
de lo que realmente disponemos.

Nicanor Parra



Te espero

Y espera la mañana su sol

espera el naufrago su barco

espera la madre su hija


y no llegas

y desespero


los ojos se van haciendo nubosos

la piel se va soltando del cuerpo

las manos cuentan las historias

que la memoria ya ha olvidado


y no llegas

y desespero


De la vida antigua

Queda el rincón

El libro aquel

la espera


la espera de que vendrás un día

y darás un buen augurio de la muerte que se acerca

la hermosa noticia de que llegaste

y que te quedas en lo que me queda de vida

-anhelada, alegría mía-

jueves, diciembre 27, 2007

Reserva Humana (Homenaje)

A la warmi presidenta


Es una reserva peligrosa
no se espanten al verlas

(re)viven en los duermevelas
transitan indignadas
por los andamios de la dignidad

no son –precisamente- unas damas-copete
son, más bien, unas guerreras-ternura
ataviadas en lucha
reflejadas en un puño

No hay que espantarse
-pero es para temerles-

Susurran mañanas,
gritan ayeres,
pesan en el presente
entienden el ahora


No pretenden más cuna
que sus abarcas del tiempo
No tienen más frontera
que las paredes de la historia


Tiemblen
mujeres (viejas de oficio)
Tiemblen
hombres (machos de vocación)


Que la reserva es de fieras sueltas

fieras guardianes

-maestras-

…de la maravilla…



lunes, diciembre 24, 2007

Mutación

Del regalo a la ofrenda. Regalos/Ofrendas




Hoy,



Ofrezco estas manos cansadas

a aquellos que están más cansados

este desgano

a aquellos eternos desganados



Este cachito de esperanza

al más grande de los desesperanzados

este pedazo de rutina

al desocupado más desocupado



Ofrezco este corazón repleto
- y roto-

al más hambriento de amor

al más sediento de paz



Ofrezco esta soledad

la dejo libre

para que encuentre a la más sola de las soledades



Y, así,
me libre por fin,



de mi egoísmo.

viernes, diciembre 21, 2007

Soy yo

“Nunca te entregues

ni te apartes junto al camino

nunca digas no puedo mas

y aquí me quedo

y aquí me quedo.

Entonces siempre acuérdate

de lo que un día yo escribí

pensando en ti

pensando en ti

como ahora pienso.”







Si, es la circunstancia de vivir con el alma podrida

de ver muertos los sueños

de saber atrapado el mañana

de sentir el corazón que sangra a cada latido.



El tedio no tiene derecho a hacernos trizas

de partir nuestra vida en mil pedazos

ni de torturar cada pensamiento

o parir tristeza con tanta frecuencia

-de tanto caer se aprende a vivir en el suelo-



Y uno no sabe levantarse:

no se puede poner un pie en el piso

cuando el pus de los días frena nuestras piernas.



No se puede tomar un lápiz

cuando los ríos de mierda de la ciudad mutilan las manos



No se puede, siquiera, abrir los ojos

cuando la gente arde en desesperanza, y queman.



En suma

no se puede

-ojo en pie y lápiz en mano-

seguir.



La tristeza te ha tapado la boca

la nostalgia te ha tomado de rehén

el dolor te abofetea cada vez que lo intentas mirar de frente.



Pero,

no estarás sola,

¡nunca!



Alguien susurrará a tus espaldas:

aquí no esta permitido caer

prohibido doblegar

detenerse es morir

no claudicar

nunca



Jamás preguntes quien es,

solo escucha

y quítate la parálisis

que para eso tendrás mucho

cuando estés bajo tierra.

jueves, diciembre 06, 2007

Al tiempo perdido - Perder el tiempo (Tregua)

Yo ya no se que tiene el tiempo últimamente. Se escurre y todo ya se mide en relojes y no en latidos. Hasta los latidos se aceleran en pos, solamente, de ir tras las dinámicas temporales. La teoría asegura que la globalización permite el cambio de las dinámicas de espacio y tiempo. Yo, quisiera, empero que el espacio y el tiempo cambiaran las dinámicas globalizadoras, pero no es así. Uno está sometido. Corriendo.

Son las 5:30 y no puedo dejar de pensar en que debo levantarme a las 9:00. Pero la ropa no termina de lavar y no termino de...últimanente no termino nada. A cada paso se aumentan los objetivos y las formas de conseguirlo. Soy/estoy feliz pero cansada. Soy/estoy esperanzada pero, también, tengo miedo. Lo único que se es que no puedo parar.



Ayer decidí distraerme y fui a un concierto sinfónico. Hace unas horas decidí leer algo ligero, agarré a la peor de todas: Sor Juana Inés. Decidí dormir para despejarme, soñe con el país y en francés. Todas esas cosas me hacen sentir que estoy viva, pero ya demasiado.

No hay tregua para las manos. Peor aún: no hay tregua para el alma. Y no hay (nunca habrá) tregua para el corazón.

¿Vieron? Sólo quería responder dos "memes" y me puse a pitufar/filosofar. Al carajo con los malos bichos y fantasmas. Ya. Basta. Dos memes, que me propusieron, uno me lo propuso la Joup en su post: Historia de una piñata (con forma de burrito la piñata, tan bonito el burrito. como en mi chilanga tierra). Y el otro que me propusó la Clarex hace tiempo, aunque no sé de ella para nada en estos días que hacen tanta falta oír sus posiciones (¿vieron? ya me descarrilé otra vez) le quiero decir que tardo pero no incumplo !jamás!.

Van los memes. Pinche tiempo, siempre vas con tu paso por delante, en cuanto te alcance, te detengo y hacemos que la normalidad, la rutina sean la tregua, no viceversa.



El de la Clarita:

1. Coge el libro más cercano, ve a la página 18 y transcribe la cuarta línea.

¡Señor! ¡Si, señor! Estoy en la sala de computación de mi edificio, sólo bajé con mi cuaderno de apuntes, vamos a ver que dice la 18...párrafo cuarto...: "Cuando se produce una incomodidad, una inquietud acusa la gravedad de lo que estamos planteando, la profundidad a la que nos estamos adentrando ¿Cómo se asume lo impolítico?"

2. Qué fue lo último que viste en la tele?

¡Uf! la pregunta. No tengo tele, sólo veo un programa en la tele cada domingo. Lo último que ví fue eso: CQC versión chilena.

3. Aparte del ruido del ordenador, qué oyes?

El pinche camión de la basura que viene a colaborar con la terrible contaminación acústica de Santiago y, de paso, espanta a los gatos del restaurant vecino, que salen a pasear a estas horas.

4. Cuándo saliste por última vez, y qué hiciste?

Fuí a clases a las 18:00.

5. Cómo estás vestida en este momento?

Polera blanca Guatemalteca.

6. Cuándo te reíste por última vez?

Hoy, en clases, estaban presentando una exposición de un periódico de "farándula" que se llama "Las últimas noticias", el titular (portada con foto, 90 por ciento de la tapa) decía: "Ministra de planificación planificó mal sus zapatos" (en primerísima plana, un zapato negro y otro rosado). Una de esas veces que me dió verguenza la raza. Por el diario ¿no?

7. Qué hay en la pared de la habitación en donde estás?

Nada, que fome. Bueno, un intercomunicador.

8. Has visto algo extraño hoy?

¡Todo el tiempo! Un señor subió a la micro a hacer imitaciones de sonidos de animales. Era increíble como acomodaba su boca para hacer los sonidos. Me reí mucho cuando hizo de chanchito.

9. Cuál fue la última película que viste?

Paris. Je t´aime.

10. Si esta noche te conviertes en millonario, cuál será la primera cosa que compres?

Una imprenta.

11. Dinos algo que todavía no sepamos.

Me gustan y entretienen las matemáticas.

12. Te gusta bailar?

Por supuesto, son cubano, especialmente.

13. Cuál sería el nombre que elegirías para tu niña y tu niño?

Ernesto y Abril

14. Te has planteado vivir en el extranjero?

Jamais. Si transitarlo por periodos.

15. Qué te gustaría que Dios te dijera al cruzar las puertas del Paraíso?

¿Viste? soy mujer, negra, socialista y fumo habanos.



El de la Joup:

Lamento decirte, Joup, que sólo guardo 3 recuerdos de mi niñez.

Quizás el más lindo (pero muy difuso) tiene que ver con alguna vez que con toda mi familia viajamos a los Yungas. No sé cómo, porqué ni cuando pero de repente aparecimos en un río. Teníamos un jeep azul y nos fuímos allá, eran las épocas en que todas las familias se bañaban en el río en paños menores ¿o éramos solo nosotros?.

Recién nos habíamos comprado una cámara de video, que de seguir viva estaría en un museo, así que mi mamá (que tenía un deportivo rompevientos blanco con azul) agarró la cámara y empezó a filmar a mi papá mientras se ponía su malla de baño. Recuerdo, más que todo, la filmación, mi papá se enojó y mi mamá solo se reía. Mientras, mis dos hermanos y yo estábamos en el río. Mi hermano mayor, el Marco, ya se había adelantado a las patoaventuras, mi hermano Carlos intrépido y curioso lo seguía. Yo tenía miedo, pero no me podía quedar atrás, además corría viento me hacía frío, tenía una mallita amarilla.

No recuerdo mucho que pasó pero si las sensaciones, el frío me ponía la piel de gallina y los rápidos del río amenazaban mis morenas piernitas, me dolía el dedo gordo del pie, parece que me lo había cortado, nunca se lo conté a nadie. Luego llegó mi papá y me sentí más segura, me llevo con mis hermanos y ya estuve a su nivel. Igual puras sensaciones. La piel blanca, blanca de mi papá y su pelo desordenado y negro.

Al salir estábamos muertos de hambre y mi mamá había preparado el refrigerio. !Comida¡ Nuestro refrigerio era sardina, con cebolla y tomate y pan marraqueta. ¿Cebolla?¿Tomate?¿Sardina? recuerdo la decepción y las caras, mi papá encantado se embutió la comida. Yo probé, fiel a mi esceptisismo. Nunca había probado algo más rico, quizás porque, en ese momento, el tiempo si se había detenido. Estábamos los 5 casi desnudos, comiendo sardina en algún río, donde no había nadie más. Y nos bastaba con eso.

Ahí sigue el tiempo ese que se detuvo. Donde nos bastábamos los cinco. Porque el tiempo, cuando quiere, se detiene, se queda suspendido en la historia. A veces voy a ese pedazo de historia suspendido. Cada vez que como sardina, casualmente o a propósito.

(Puse algunos posts de mi familia, porque...porque tengo ganas de volver a mi casa, por eso no puedo parar. Fin de la tregua)

lunes, diciembre 03, 2007

Au revoir, bua


(Kamchatka sigue incolumne con el proceso, Concienciobediencia se toma un suspiro corto)


Las crisis tienen el efecto bola de nieve, cuando vienen, no llegan solas, son avasalladoras, totales y radicales y así hay que aprender a hacerles frente, con radicalidad y totalidad. A las crisis no hay que sobrevivirlas, hay que vivirlas con intensidad, si no hemos sido botados al ojo del huracán, debemos buscarlo con empeño. A más desastre, más aprendizaje. A más llanto, mejores y más merecidas sonrisas.


Fiel a la filosofía del buen insomniaco, disparo (cual metralla) letras cultivadas en la indefinición más decisoria, más decidora: el desvelo/desbeso y lo hago sin miedo y hasta con alevosía. En salvaguarda del corazón que, como dice el maestro uruguayo, aguarda pese a todo.
Crímenes de lesa relación. Son varios y de distintas intensidades, uno aprende a tipificarlos para hacer su inventario personal de no-reincidencias. Pero, convengamos, una es incauta, ingenua en esencia y a veces, se autosabotea. “El problema de que no te entienden es que no te entienden” diría una sabia amiga, y así es. No basta que te conozcan. La primera sonrisa de la mañana debe, además y por sobretodo, entenderte, entender tus misiles con ternura, masticar comprensión, idear nuevas e ingeniosas formas de ver el mundo, solo en pos de comprender el tsunami de pensamientos-convicciones, zonas vitales, que constituyen al ser querido, cuando eso no pasa, no está pasando nada: es la zona gris. Y hay que saber partir. No tiene que ver con sentimientos, ni con el incansable/militante cariño que se profesa y ejerce, es más primario que eso, más básico, simple cuestión de lenguajes, gramáticas distintas, otra mundanidad.


Con mis labios en las manos, comunico a mis días que retornarán a sus radicales soledades concurridas, decreto que las mañanas nos sorprenderán sin más sonrisas que la que devuelva el espejo, que el vino será bebido en una copa, ya no en dos, que la nueva música ha de saber esperar hasta próximo aviso.
Eso si, vos Vero Vero, de esta crisis, tampoco te salvas, te estás volviendo loca más rápido de lo planeado, a este paso no vamos a llegar ni a los 30, otra vez estás saboteando los planes. Y esto tiene un límite ¿o no?

Mientras tanto vamos soltando papalotes de recuerdos en nuestro cielo. Au revoir.