lunes, septiembre 24, 2012

Bosque/jardín


(La acuarela es de Samiran
 

Quiero una mañana de primavera mirarte desde tu propia ventana
con esa efímera lluvia que no mojaba a nadie más sino a nosotros
y potentes rayos de sol que no extraviaron su luz en ninguna calzada
(re)conocerte como te invento, como lo intento, como te siembro.


Tu extensa sonrisa que brota desde una comisura a otra
y a su paso impecable promete mañanas
materia prima con que se amasa el pan de la confianza.


Tus breves ojos que prometen abismos de sorpresas
sé que han mirado compasivos a muchachas tristes como yo
y tanto sosiego transmiten que a una se inunda de mirarlos.

 
Tus delgados e indecisos brazos
que aferran y sueltan la duda
curiosos y reservados
temerosos de fundar un vergel en mi abrazo.

 
Y es que,

 
tú no sabes, no imaginas
- y no sospechas porque no te lo he contado-
lo violento que puede ser el germen de tu paz
lo estremecedora que puede ser tu templanza
lo cegadora que viene a ser tu luz.

 
La pólvora que tienen tus palabras.
En fin: la dinamita que carga tu ser.

 
Tú no sabes, en resumen,
como tus prados
me convocan a reinventarme
me exigen repensarme
me obligan a rehacerme
me convidan a sembrarme.

 
Y es que tú no sabes
-no sospechas-
cuanto de tus ramas
necesitaba mi árbol
para fundar el jardín

...y crear un espejismo del bosque.