miércoles, diciembre 20, 2006

Hogar

(la caricatura - como no podía ser de otra forma- es de Liniers)


El sol del oriente
nuevamente me trae por acá.
Mujer errante,
alma caminante.

He vivido ya este andar

El horizonte se empieza a dibujar:
las puertas abiertas de tus días,
los nubarrones de tu pasado:
Tu vida.

Reconozco terreno
aro surcos con palabras,
siembro esperanzas,
una a una sobre tu pecho.

Una cama de besos,
un puñado de tierra,
se anuncia ya la cosecha,
se asoman los días de amar.

Pasan días en tus campos,
meses en tus arenas,
años bajo tu sol;
comprendo poco a poco

...poco a poco...

Que,
mi territorio son tus mañanas
la frontera de tus dedos mi patria
tú: mi república.

Yo,
pies sangrantes,
miedos latentes.
Yo,
que no tengo casa,
ni nombre.

Afirmo llorando:
¡eres mi hogar!
Mientras tiemblo, pensando:
pero, hasta cuando?

12 Comentarios:

At 5:37 p. m., Blogger Marco dijo...

Pies sangrantes, miedos latentes...
Si el hogar es ese lugar en el que te sientes feliz, realizado, tranquilo, a gusto, en casa; entonces todos los hogares no son construcciones de ladrillo, sino de carne hueso y corazón...
Pies sangrantes, miedos latentes...

 
At 6:08 p. m., Anonymous Anónimo dijo...

arar, sembrar... (con palabras que desvanecen) ese es tu hogar hasta que cual nómades con pies sangrantes de caminar busquemos luego otro sitio donde arar, sembrar...
...hasta que llegue la patria, esa, en donde cosechar.

 
At 1:50 p. m., Blogger cheqa dijo...

demasiado cierto pa no ser verdad!

abrazos sentidos desde mi cheqa...

 
At 4:42 p. m., Anonymous luis dijo...

María del Carmen, no que no piensas en novios? que la patria es quien duerme de noche en tu puerta? jeje, no me piensas ver más este año no? Te exijo!!!

 
At 5:47 p. m., Blogger Vero Vero dijo...

Marco: En realidad se podría decir que las casas si son esas construcciones...los hogares no, de ahí el calorcito...y en todo caso a veces pueden ser construcciones de barro y rayos de sol. Abrazos

Pinche: Tienes razon, aunque no lo había pensado, cuando llegué la patria (apropiada en su momento) habrá que cosechar, cosechar todo aquello que dejaron tierras anteriores y así...sin fin ni límites.

Querida: Demasiado cierto pa no ser cheqa dirás! jejejeje abrazos bien sentidos también hermana :)

Lui: Con que me digas "María del Carmen", "Te perdono" todas estas alevosías che, nos vemos claro, pero luego de año nuevo! a menos que te aparezcas en casa, algún medio día. Previa llamado si le tienes miedo a los perros jeje ya sabes. Besos

 
At 1:10 p. m., Anonymous Anónimo dijo...

Hogar... muchas cosas hacen a un hogar, no es sólo el lugar en el que naces, talvez hasta eso sea irrelevante, sin embargo las personas y experiencias entrañables hacen tu hogar.

S-siro tiene mucha razón uno ara y siembra para luego cosechar su hogar... muy hermoso!!!

Saludos, y nos vemos el sábado, eh? =)

 
At 6:48 a. m., Blogger checho dijo...

hermoso escrito!
alguna vez se me ocurrió que los sueños eran mi único hogar, pero es cierto uno pertenece al lugar donde va sembrando yo dejando momentos o seres queridos.
¡brindemos entonces por la Patria conseguida, la por conquistar!
felices fiestas vero vero

 
At 9:38 a. m., Blogger CILENCIO NO SE CALLA dijo...

tus poesías son buenísimas, pero por desgracia, lo mejor tuyo no es eso, sino tu posición frente a la vida, lo que te va a traer dolores, pero te va a defender tu infinita lucidez. claro, salvo cuando te enamores, porque ahí, tu progesterona, te va a traicionar. te dejo un agnóstico beso navideño, en Cilencio.

 
At 10:29 p. m., Anonymous Anónimo dijo...

"pero, hasta cuando? "

He temblado yo también.
Hermoso texto, provoca habitar en alguien. Tiene un matiz casi maternal, ese que tienen las mujeres que quieren sin recelo.

Un abrazo..

 
At 3:43 p. m., Blogger Vero Vero dijo...

Ceci: Hermana, juro nunca más despertarte a esas horas jeje. Es cierto, posiblemente la persona que más camina es la que más hogares llega a tener, no lo sé, pero así debe ser no?

Checho: Brindemos por las múltiples patrias que hay en la ruta! Brindemos! Felices fiestas para tí también. Un abrazo

Cilencio: Gracias por las palabras y por las flores no merecidas. Te comento, a ese señor (amor) aún no he llegado a verle el rostro de forma frontal y alevosa. Creo que el se cuida de mí, sabe de mis brazos abiertos a su espera, lo sabe y tal vez por eso no viene a visitarnos por acá. Un abrazo también! y gracias por la visita.

Mujer: compañera, tienes razón, esto de querer sin recelo, de reservar en el pecho el cuidado a tu patria...pasa, con muchas cosas y es algo muy femenino. Tienes razón. Un abrazo.

 
At 1:47 p. m., Blogger Sergrito dijo...

Lindo poema sobre el sentido de hogar; al final, el hogar está donde uno se sienta, ni siquiera es un único espacio físico. Un grupo gringo dice: "...puedes mostrarme tu hogar, no el lugar donde vives sino al que sientes que perteneces". Para qué temblar? como dice el Siro: nómades; hay que ser como el caracol, Tú eres tu hogar y lo llevs donde quieras, claro a diferencia de éste, lo puedes compartir, aunque sea sólo temporalmente. Ta bueno. Sergio

 
At 10:57 a. m., Blogger Vero Vero dijo...

Si no? Hay una canción de Susana Harp que habla de ese caracol, es súper triste. Pero en todo caso debe ser cuestión de tiempo no? de asumirse a uno mismo como casa, tal vez de conformidad, cuando uno esté completo tal vez sea su propia casa, no sé che...pero si tiene un poco más de lógica ser como ese caracol...tantas patrias circunstanciales que puede tener uno...

 

Publicar un comentario

<< Home