miércoles, abril 02, 2008

Nilo

Lo homenajeamos, a rabiar, durante dos días.


Nilo comunista, Nilo cantautor, Nilo maestro rural, Nilo padre, Nilo hermano, Nilo dirigente, Nilo preso. Todos los Nilos que habitan en lo que es la memoria del entrañable maestro chapaco. Todos, gozosos, recordamos la dicha de haber nacido en la misma tierra que sorprendió con su luz a nuestro inagotable cantautor.


A mi no me alcanza la voz y se me quiebran las manos de sólo intentar --sin éxito-- expresar el sentimiento del que fuímos --literalmente-- presos estos dos días.


Recurro a quien si sabe escribir. Para recordar no sólo a los maestros en general, sino --y, particularmente-- al fundamental Nilo, pero también para dar testimonio de la nostálgica urgencia de las Fadocracias.


Seguiremos tus pasos, Nilo, y tatuaremos en el alma tu, con seguridad, más revolucionaria consigna de lucha pues, y aunque a veces no la dejemos correr: la vida es linda.




FadoCracia
* José Luis Exeni R.

Poco antes de morir, el maestro de la vida, Nilo Soruco Arancibia, dijo en una entrevista estas hermosas palabras: “Me mantengo firme y consecuente revolucionario (compacto, confeso y convicto); de probada fidelidad dentro del ideal más noble que es la lucha contra la explotación del hombre por el hombre”. Y en efecto: se mantuvo así hasta el final, con ese compromiso ejemplar cuyo mejor testimonio, además de sus hermosas cuecas, es su historia de vida.


Cuando leí esas palabras, sentí un regocijo difícil de explicar. Mi corazón empezó a crecer y crecer, tanto que ya no sabía dónde terminaba. Y mi almita se agitó mucho: como señal de agradecimiento por haber recibido convicción tan fuerte en defensa del ideal irrenunciable. Y es que revolucionarios “compactos, convictos y confesos”, como el cumpa Nilo, seguramente son cada vez menos en este nuevo siglo.


No faltará quien les llame “dinosaurios” y sin pizca de duda pronostique su extinción inminente. Cosas de viejos necios, dirán otros. Trasnochados-anacrónicos, añadirán algunos más... Yo sólo quiero decirle gracias. Gracias, cumpa Nilo, por haber nacido; por ser el profesor que muchos hubiésemos querido tener; por habernos regalado tan espléndidas canciones; por haber luchado por su río, su sol, su tierra. Gracias, en fin, por haber sido, siempre y hasta el final, un revolucionario “compacto, convicto y confeso”.


Gente como usted demuestra que vale la pena cultivar la dignidad-vida y sentirse orgulloso por ello. Un Soruco (no cualquiera), querido trovador, tiene más mérito que los miles de arrepentidos-travestidos de toda laya que hoy niegan su pasado, abominan de su militancia y se sacuden de sus (ex)principios —concediendo que alguna vez los tuvieron— cual si se librasen de la peste. ¿Cuán difícil, en este tiempo “que está a favor de los pequeños”, es ser revolucionario? Suena a “superada” nostalgia. Pero los hay. Y de los mejores. Pienso en Saramago, por ejemplo, otro revolucionario sin atajos ni remordimientos. ¿Por qué quedarse “en la sombra”? Aunque ahora los rótulos muy poco signifiquen, se trata de no resignarse, luchar por la igualdad, ¡salir de la caverna!


“Y salir de la caverna —convoca el buen escritor portugués— es sencillamente abandonar la insolidaridad, dejar todo lo que nos paraliza y pasar a la acción. Esa es la única victoria que necesitamos en este momento”. Usted anduvo en ello, cumpa Nilo. “Compacto, convicto y confeso”. Por eso, ahora que estoy en su-nuestra tierra chapaca, quería/necesitaba rendirle este homenaje de admiración y respeto.


Gracias por existir. ¿La vida es linda? Sí, lo es. Dejémosla correr.


(Publicada originalmente en La Prensa del 30 de diciembre de 2007)

6 Comentarios:

At 5:50 a. m., Blogger CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Muy lindo homenaje, de verdad, con músicos de primera para un músico y compositor de primera y además un hombre consecuente con sus ideales hasta los últimos momentos de su vida.

A mí me emocionó sobretodo la grabación en las que les explica a sus hijas con tan desbordante cariño, porqué decide estar encerrado en la cárcel por sus ideales y siendo leal a sus compañeros de lucha y no mandarse a jalar al exilio pidiendo asilo en alguna embajada.

Un abrazo, VV.

 
At 5:03 p. m., Anonymous Ericka dijo...

mamita...que bonita cronica eso quiere decir que estas en la paz todavia? no seas perdida pues te extrañamos, llamanos ya?

te dejo besitos y abrazos a mi tambien me gusta harto el nilo. besos

 
At 5:41 p. m., Blogger La Vero Vero dijo...

Cómplices/Co-habitantes de Concienciobediencia:

Ya dejé las respectivas respuestas en los posts anteriores.

Ahora, flotemos un poco con el Nilo. Mi incapacidad para escribir me impide detallar, como debe ser, el homenaje. Pero acá les dejo el detalle de quienes estuvieron en escena: Atajo, Los tuberculosos, Entre dos Agua, Álvaro Montenegro, Danilo Rojas, Manuel Monroy (el Papirri), Scoria, Marraketa Blindada, Ernesto Cavour, Zemlya Soruco, Altiplano, Aymi Bolivia y Danzart.

Y acá la noticia: http://abi.bo/index.php?i=noticias_texto_paleta&j=20080327194314&k=

Lluvia y sonrisas.

 
At 10:54 p. m., Blogger ERICK dijo...

Nilo...

Una gran personalidad, compositor y dirigente sindical.

Que lindo post, esa convicción es totalmente inclaudicable.

La primera canción en guitarra que aprendí fue el "Moto Mendez" de su co-autoría.

A 4 años de su muerte él sigue vivo.

Un abrazo =)

 
At 5:38 p. m., Blogger nois de lean dijo...

grande, las cosas bien hechas duran para siempre

saludos

 
At 2:09 p. m., Blogger La Vero Vero dijo...

Vania: Definitivamente los videos que pusieron entre canción y canción, con la voz del Nilo fueron sumamente emotivas. El primer día, simplemente, derroché sentimientos por doquier. De esas veces que el corazón no te cabe en el pecho. Qué bueno fue verte por ahí. Un abrazo.

Cucharilla: Grave de miedo está mi agenda, como buena boliviana todo a último rato. Los llamo en cuanto vuelva y podamos cascarle una cervezas como bebe ser. Fuertes abrazos y todos los besos para l@s amig@s.

Erick: Hey! gracias por la visita. Era que se queden, hubieran aflojado un poquito y alcanzaban a este hermoso homenaje; quizás, como mencionas, lo más lindo del Nilo es su convicción. Si, sigue y seguirá vivo. Abrazo!

Nois: Y el Nilo aguanta en l@s corazones/convicciones de quienes lo seguimos. Saludos!

 

Publicar un comentario

<< Home