miércoles, mayo 03, 2006

Di cosas cosas bien [OPN]


Canción de Alicia en el País - Seru Girán

"Quien sabe Alicia este país, no estuvo hecho porque si. Te vas a ir, vas a salir. Pero te quedas. ¿Donde más vas a ir?"


Una realidad cotidiana a la velocidad de la luz, cámara, acción. Una constante valoración a la gente “bien” por encima de la gente “de bien”. Un ascenso de status, un espacio en la colectividad, un rinconcito aunque sea de “cola de ratón” en algún pequeño recoveco de la dinámica social capitalista, mediática y cada vez menos humana.

Eso es lo que nos parece decir la obra escrita y dirigida por Eduardo Calla: Di cosas cosas bien (Oh! My country es trés jolie), la misma que “rompió taquilla” los días: viernes, sábado, domingo en el teatro municipal de la ciudad de La Paz. La obra está compuesta por varias imágenes, varias situaciones en las que casi casi hay que cerrar los ojos y taparse los oídos para tomar un respiro de ellas. Pues uno como espectador se siente agredido, nauseabundo, bufón de la tragicomédica situación que pasa Alicia – en el país de las porquerías – en la espera de Felipe, en la espera de algo. En el fondo de la nada. Sin embargo nadie se da cuenta de ello y todos conscientes de que la dinámica social de una “buena vecindad” no puede detenerse – porque no vaya a ser que se digan cosas – siguen agobiándola con su ayuda, sus frases bonitas, sus actitudes solidarias, sus buenas intenciones, su vacío compartido.

La obra va mucho más allá, puede –sin duda- desembocar en un sinfín de reflexiones. Lo que si no puede, es permitir que uno salga de la misma sin nada entre las manos. Se me viene a la mente esta reflexión de Juan Carlos Monedero a partir de un texto de Boaventura de Sousa:
Esta ausencia de problematización de aquellos aspectos que solo pueden solucionarse desde otra lógica contrasta con la creciente transformación del conocimiento en un “recetario” para uso fácil e inmediato. Detrás está la conversión de los ciudadanos en “consumidores” (de ocio, de bienes, de universidad, de sanidad, de trascendencia) a los que lo único que se les pide es que, desde esa lógica individual consumista, compren sus propias soluciones. Esta es una de las vías que conducen a la indolencia general. No ha de extrañar la creciente e imparable oferta de libros de autoayuda en las librerías de todo el mundo. Y como en un grandioso oxímoron, la autoayuda se oferta para problemas de estricta génesis colectiva que, por su mismo origen, solo pueden tener solución colectiva.

Uno reconoce en la obra hasta las recetas de bienestar personal (por tanto social) propias y eso genera un estremecimiento individual con cara de incógnita del cuál es muy difícil escapar. Por el otro lado y ya para no enredar mas estos pensamientos que necesitan destilación, la parte técnica es realmente admirable, los textos del Eduardo Calla son geniales, es bueno saber que cada vez se puede esperar más y más de él. tanto en dirección como en dramaturgia. Las actuaciones realmente notables, me quedo con las de la Mariana Vargas, la Patricia García y el Marcelo Sossa, en ese orden. Y la escenografía y el vestuario otro gusto aparte, bien por el Galo Coca.

Además, y ya es suficientemente sabido el teatro te da ese “noseque” que pueden representar solamente las tablas y el trabajo piel a piel, momentos irrepetibles que conviven para siempre, solamente en el imaginario de todos los que ahí fuimos cómplices de ese susurro a gritos, por la existencia, por el vivir.

2 Comentarios:

At 2:48 p. m., Anonymous Anónimo dijo...

You have an outstanding good and well structured site. I enjoyed browsing through it Infiniti g20 prices Honda acura integra gay teen guys porn gallery Is ultram 50 a narcotic Highest source of vitamin b12

 
At 10:10 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

I have been looking for sites like this for a long time. Thank you! » » »

 

Publicar un comentario

<< Home