jueves, diciembre 11, 2008

Soledad


Renunciar a la especie


Como causa/consecuencia.


La soledad, ese engendro que palpita.


¿Para qué los otros?


Mamíferos cotidianos, no saben de que estoy hecha:

yo tampoco sé,


pero me quedo.





Quedarse no basta, hay que hundirse.


Silencio.


-que no me entre/tengan, yo sola quiero tenerme.-

-que no me dis/traigan, yo sola me he traído.-


Silencio he dicho ¡carajo!


Nada nos distrae, nada nos entretiene. Caminamos, enamorados, mi engendro y yo. Y tendremos hijos, como quien tiene orgasmos. Mis orgasmos conmigo serán mis hijos, nuestros hijos. Y cada orgasmo será como abrir los ojos a un poco de Cristo: a la corona de espinas. Y tendremos más y más hijos, más y más coronas, cada hijo con su corona.


Y cada orgasmo con su espina.



4 Comentarios:

At 10:18 a. m., Blogger Vania B. dijo...

Salud! por los hijos-orgasmos con espinas.

 
At 4:10 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

qué densa que andas, compañera...

 
At 5:49 a. m., Blogger Daniela Otero dijo...

Silencio, hemos dicho.

 
At 11:14 p. m., Blogger La Vero Vero dijo...

Vania: Saluuuuuuuuud! y felices días de fin de año. Gracias por pasar siempre por acá :)

Anónimo: densajodidogravedemiedo, no?

Compañera:...

 

Publicar un comentario

<< Home