domingo, noviembre 30, 2008

Acantilado

¿Cómo?

¿Volviste sin mí?

O sea, es más bien que nunca hemos ido, pero yo ahí estaba. Esta vez he faltado a la cita a la que nunca iba invitada pero, créeme, no me he dado ni cuenta.

Ni siquiera mi fantasma ha visto esa puesta de sol.

Cuéntame entonces --así como un cuento de niñas-- ¿cómo son los acantilados sin mí?

Ya sé, son la misma poesía rota por la fuerza de la mar de siempre.

Pero estos eran distintos, ¿no? El sol de las tardes lisboetas les daba no sé cómo por detrás y de alguna forma que nunca supe bien describir se hacía tu sombra a mi costado, llevabas sombrero. Sí, ese sombrero que llevas siempre desde que eres otro, incluso ahora que eres el de siempre pero que es invisible, como tu recuerdo.

Mastico mieles desde hace tiempo. Y almuerzo papel periódico para no olvidarme.

Ya no me duele el alma --¿desde cuándo duele lo que no se tiene?-- y los fados han pasado al inventario ahora sólo retumba la cueca: cueca chilena, cueca boliviana, zapateo y !adentro!...ya no sé que quedo afuera.

Ya no aspiro subir al cielo --donde te dejé colgado-- al contrario zapateo y zapateo por el cementerio hasta romper la tierra, abrir la herida. !Dejad que el infierno venga hasta mi! que, mañana, el cielo, de puritita pena, va bajar a visitarme.

Ya lo decía el profeta "un día de abril se va a arrimar a los finales de noviembre".

Lo que pasa es que ésta única vez se me olvidó abrir el calendario.

4 Comentarios:

At 9:18 a. m., Blogger Koya Loco dijo...

hola Vero Vero!!!

 
At 10:15 a. m., Blogger La Vero Vero dijo...

Hola!!!!

Ya responderé los comentarios con tiempo, gracias por pasar.

 
At 11:54 a. m., Anonymous Luis dijo...

hola bonita!!!!!! jajajj

La proxima vez que se abra el calendario que siga siendo abril no....abrazos!!!

 
At 7:27 p. m., Blogger La Vero Vero dijo...

Lui: tiiiiiii que abril perdure y vuelva. Besos :)

 

Publicar un comentario

<< Home