viernes, mayo 05, 2006

El estado valiente – Apología de una Nacionalización [ART]


Resulta ahora que Fukuyama luego de haber emitido una sentencia tan irresponsable y anacrónica como el del fin de la historia y el último hombre, habría reivindicado su pensamiento para decir que el nuevo orden en el siglo XXI es el retorno del estado a la economía. (¡¡¡¡!!!!)

Y es que el estado se ha vestido de muchas formas durante el anterior siglo y el comienzo de este, especialmente en nuestro país. Ese valiente del que todos esperan mucho (a veces todo) se ha portado irreverente y terco al no querer abandonarse a las garras del capitalismo y del mercado, haciendo (no siempre con resultados positivos) una batalla al modelo imperante, guerreando para no convertirse en instrumento del mercado y de las grandes empresas dominantes. Pues aunque el mentado señor Fukuyama diga que es posible el retorno del estado a la economía, ese necio y valiente, así sea en forma de resistencia (noble y revolucionaria forma de estar y ser) ha estado siempre – y no tiene porque “retornar” -. Ha batallado día a día con y contra la economía de mercado (nuevamente, no siempre con resultados positivos) que anula, divide y solamente se favorece de este y de todos los estados que no se adecuen a los canones culturales y sociales hegemónicos.

Pero el valiente ha regresado, como instrumento de mayorías, con escudos de dignificación, de forma propositiva y presentando alternativas a la palestra del mundo. Haciéndoles saber al continente y a todos, que aún se puede esperar mucho más de él, pues está de vuelta, instrumentos en mano, con más fuerza y legitimidad que nunca. Será momento, pues, de considerar al estado como menciona Boaventura de Sousa- como el campo de lucha entre los que quieren hacer de él un instrumento de las multinacionales y los que pugnan por ganarlo como instrumento de la mayoría.