lunes, junio 11, 2007

Volver a ver tus ojitos, mi niña

(Ha sido una semana nostalgiosa, he escrito varias cosas muy sinceras y las he dejado así, sin volverlas a leer, incluso hasta creo que son medio cursis. Luego, al ver la caricatura del gran Liniers en el que Enriqueta despierta y se encuentra con Fellini mirándole mientras dormía, me ha entrado un saudade enorme por abrir mis ojos y encontrarme con los eternos ojos verdes de mi Lila Yolanda. Y eso, dejo los dos textos y un pedacito de nostalgia y amor por la bicha que más amo en el mundo)


Hambre de cosas sin sentido


Le dije que tenía tanta hambre, que tenía un hambre tremenda, desde hace como 60 días que tenía hambre y empezaba a asumir que no se me pasaría el hambre hasta volver a casa. Cuando llegué al crítico punto de salivar al ver fotos de comida hecha con cariño y paciencia, me preguntó: ¿Y para calmar esa hambre que quisieras hacer?

Tengo unas ganas tremendas de no hacer nada y de comerme un anticucho con tanto picante de maní que termine manchándome la chalina de turno, tomarme luego como 3 botellas de vino tinto jugando póker y fumarme, entre tanto, una cajetilla de cigarrillos mentolados; hacerlo sin saber porque sigo ahí si ando tan cansada y aburrida. Y salir a la calle con el sol del alba en la cara y un sentimiento de culpa que no duraría casi nada, terminando un plan para la noche siguiente, respondí.

Nunca entendí porque hice cosas tan sin sentido, como si estuviera obligada a salir cada noche con ellos y a tomar vino porque si, y a reír aunque los chistes ya no fueran chistosos y fumar aunque me estuviera ahogando en tos. En realidad ni siquiera ahora lo entiendo. Pero lo extraño tanto…que en cuanto la vida me de nuevamente la oportunidad de hacer tantas cosas tan sin sentido con las mismas personas nuevamente, las haré y olvidaré esta pseudo-reflexión, para recordarla después y así construirle un sentido a –quizás- lo único que realmente ha tenido sentido en mi vida. Mis amigos, un anticucho, un cigarrillo y un vino.


Lisboa

El movimiento pendular de la vida nos llevo para allá. En realidad tú la conociste y te enamoraste enseguida, decidiste que era el lugar que querías para poner a morar todo aquello que atesoras. Yo, que sigo tus sueños y tus años como alma en pena decidí irme a morar allá también y, alevosamente, sin permiso entre en sus mares y conocí sus encantos. No era difícil amarla, grandes escritores y pensadores habían habitado sus abriles, melancólicos ritmos y letras decoraban sus historias, indescifrables calles y paisajes susurraban sus paredes, lamento y la nostalgia soplaba en su aire.

¿Cuánto de nosotros se habrá quedado en realidad en Lisboa? ¿Cuántas veces habremos muerto allá para revivir en nosotros mismos? ¿Cuantos febreros mustios de nuestras prehistorias soplaran ahora en su aire? ¿Que cantidad de lo que fuimos vivirá allá. Un pedacito. Un pedazote? ¿Cuántas promesas y lagrimas nos mantendrá en secreto? ¿Cuántas veces habremos vuelto allá en espíritu, solo por el placer de recordar quienes somos?

Nuestra morada es entrañable. La promesa de esgrimir una sonrisa sostenida de tu mirada frente a sus acantilados es, mientras tanto, solo un boceto de paisaje impresionista, una promesa de acuarela, un sueño que tiene una forma exacta y precisa de tanto ser amasado.

9 Comentarios:

At 3:50 p. m., Blogger Marco dijo...

sencillamente bellos.. veo nacer algo en esas líneas...
Besos queridita.

 
At 6:45 a. m., Blogger Sakura dijo...

Vero... qué difícil es alejarse de los seres que amas con todo el corazón, te envío un abrazo caluroso y cariñoso en este frío invierno altiplánico!

Besos =)

 
At 8:10 a. m., Blogger Estido dijo...

Si fuera sindicalista, te gritaría: "¡Fuerza, fuerza, fuerza; fuerza compañera, que la lucha es dura, pero valedera", o algo así. Si fuese político, te diría: "Compañera, su esfuerzo en pro de enriquecer el capital humano de nuestra amada Patria, aminora la distancia física que nos aleja de su digna presencia...". Como soy cholo atrevido, sólo te puedo decir: "Lero, lero, en San Juan tendremos la 6ª reunión bloguera, lero, lero...".
Un abrazote, compañera.

 
At 12:06 p. m., Blogger Madelaine dijo...

...
Te entiendo.

no te caigas que falta tanto...

 
At 2:58 p. m., Blogger La Vero Vero dijo...

Compadrito: Dime que ves? Que ves!!!! porque yo no veo nada, no me gusto nada de lo que escribí. Publicarlo era solo ser fiel con las tonterías que pienso 364 días al año jejeje. Un mega abrazo.

Ceci: hermana acá esta lloviendo jodiiiiiiiiiiido y esta helando igual. Gracias por el abrazo, pero ta fría igual! :p

Willy: ooooooooh compañero, me ha hecho reir grave! Bien harto he extrañado tus historias a calor de un ron. Un abrazo jueeeeeeerte.

Mad: Ya me levanté! jejeje, falta harto sip, pero el tiempo acá vuela. Nos veremos pues, yo te llamo la próxima semana, es una promesa :)

 
At 5:57 a. m., Blogger CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Querida Vero Vero! qué lindo volver a leer-te, extrañaba eso.

Todo sacrificio vale la pena, bien sabes. Te mando una abrazo del tamaño del más grande de los anillos de esta ciudad macondiana.

Besos.

 
At 9:40 p. m., Blogger S-Siro dijo...

sho ya te los he comentado, pero voy a comentar unos comentarios mas bien.
Estido : que lo lei (de nuevo) y me cague de risa de nuevo jajaja.. mejor no lo leo otra vez, q ya es tarde y la gente duerme

che.. me dejaste una duda (al rato te la devuelvo), cual es el dia que no piensas tonterias?? (o tu calendario tiene un hueco y se le cayo un dia?)

esito seria.

tu hambre me ha pegado un hambre de cosas que no deberian estar lejos y que siento cada vez mas del ayer... tan grande esta ciudad y tan corta esta vida.

miaucks

 
At 12:38 p. m., Anonymous Lucho dijo...

Bonita, ten la seguridad pero absoluta de que La Paz tiene una nostalgia parecida a la tuya.

 
At 4:13 p. m., Blogger La Vero Vero dijo...

Vania: Si es sacrificio bajo autoconvencimiento vale la pena, y sip estoy megautoconvencida. Besos voy a volver a escribir y haaaarto.

Pinche: Chistosito...si tu mejor que nada sabes que hablo puras cosas que nada que ver...

Lui: ¿Será? Batallaré por mi nostalgia, porque sea la más grande y dolorosa de todas y luego tu, y otros mas me dirán que para que vivo en abismos si luego me quejo, y luego lo volveré a hacer. Amén.

 

Publicar un comentario

<< Home