martes, mayo 06, 2008

Pequeña

(A veces cuando uno menos lo espera, llega la vida y nos abraza.

Y nos devuelve casi todas las respuestas)




Dime como se hace, pequeña,


como se cruzan estos mares

o se curan estos males



como no nos vencemos ante la desesperanza

o esquivamos el cementerio de sueños, esa matanza



o como dejo de platicar con la muerte en las noches

como dejo de intentar matarla entre tantos reproches



como dejo de sabotear a la vida

como diablos se cura esta herida



como me enfrento a los días

con este corazón hecho trizas



como se canta en las mañanas

como se vuelven a abrir las ventanas



y de paso me dices, con un abrazo,

como sacarle la lengua a la apatía.

Y tu sonrisa-mirada susurra:

es tan simple como ver llegar a la agonía

y pegarle un tremendo portazo.

5 Comentarios:

At 6:45 a. m., Blogger utópico dijo...

solo un niñp [pdria darte las respuestas que buscas... los grandes, ya habitamos otros mundos, donde esas respuestas son inexistentes...

saludos!!

 
At 3:41 p. m., Blogger DIEGO dijo...

el 50% de mi dia me la paso queriendo/siendo niño ;-).

Saludos

 
At 11:38 p. m., Blogger S-Siro dijo...

que tendran los niños?
sera que nos recuerdan que hay mucho por hacer precisamente por ellos?.. por los que vienen, para que tengan otra oportunidad... para q esa inocencia no se pierda.
seamos niños... me llevo mi pelota :D jajaja

 
At 4:36 p. m., Anonymous vero dijo...

Muy lindo el texto.. sólo que no sé por qué me sentí como la niña.. y te vi tan grande, más grande de lo que un adulto se ve...

 
At 11:13 p. m., Blogger La Vero Vero dijo...

Diego querido: Son inexistentes, pero cuando menos te lo esperas. Zas! llegan...y de qué manera. Abrazote

Diego: Te creo, totalmente, te creo. Un abrazo.

Siro: Seámos niños, apliquémonos al desacato senil más rápido que tarde.!Y deja esa pelota! já!

Vero: amiga, qué lindo que puedas sentirte como mi Rebeldina, debe ser lindo ver el mundo desde esos ojos; todo es cuestión de perspectivas, ya decía mi novio Pedro, uno no crece, son las cosas que menguan. Y yo, le creo.

 

Publicar un comentario

<< Home