martes, junio 03, 2008

Deux

Bonito ¿dónde andas? He pasado dos días horribles. Tedio puro. Y vos no estabas ni para alcanzarme una aspirina. Simba y yo, solos. Eres terrible. Donde sea que hayas estado brindando/bailando o en las faldas de otra, ya sabes que no soy quien para quitarte tu derecho a la promiscuidad es sólo que necesito que te apures, hay días en que siento ganas de volar y las alas se me repliegan si no me envías tus señales. Apurá. Voy a ver si Gerardo Alfonso te alcanza...quisiera que este canto y esta voz, dieran contigo...






¿Nunca te ha dado por creerte indestructible en tus duermevelas? Segura estoy de que si, porque además el poder-tentación del insomnio radica precisamente ahí, en los superpoderes, suprasentidos que alcanzamos a conocer. Definitivamente no somos nosotros, hace un par de horas, por ejemplo, conseguí traerte hasta acá en mi batalla contra el sueño -que es mi forma de entregarme a los sueños-, hicimos el amor, una vez, estábamos cansados; especialmente yo, a veces me agota quererte, pero tú me sorprendes y llegas cada vez más claro y limpio de espíritu, a medida que más vives, más vital te pones, tienes el efecto bola de nieve en el centro de tu vida, algún día de estos te vas a morir asesinado por la vida misma, la vida se va a inmolar dentro tuyo al no poder aguantarse en su propia intensidad. Estoy segura.


Pero volvamos al momento en que me amaste, bueno, en realidad fui yo la que te ame, a pesar del cansancio que llevo en las espaldas. Jugué batallas en tu pecho, que es de mi dominio entero, llené de besos-flores tu vientre y me fui a beber de la vida, la humedad se fue apoderando de mí y acto seguido, en la eternidad de un segundo, éramos uno, la fusión perfecta, nuestro cuerpo común adolorido, sonreía y te entregaba mi boca, mis uñas cada vez reconocen más el hogar en tu espalda, ah…estaba tan entregada, tú abrías los ojos de cuando en cuando, te gustaba verme gozar, al final tu peso sobre mi cuerpo era lo único que recuerdo, fui entregándome al sueño.


Esta mañana has debido haber salido temprano, que el otro lado de la cama estaba vacío o, tal vez, digámoslo como es, te necesitabas y volviste a ti. Pero fue lindo tu paso por mi cama, quizás me alcance para algunos días, meses, quien sabe cuando decidas volver, cuando decida volver a inventarte (labor nada fácil por cierto) Hay personas simples a las que se puede traer en un abrir y cerrar de ojos, pero a ti, a ti debo traerte con todo: sueños, miedos, historias, tu prehistoria de mujeres, sonrisas, vida, inteligencia, consecuencia, tus luchas, tus apasionamientos, tus derrotas, tus vicios, tus malas mañas, tu fuerza incontenible, tu mirada profunda, tu alma de niño, tus mañanas y tus ocasos…es un trabajo terriblemente duro, con un resultado tremendamente exquisito. Pero bien sé que debo traerte entero, de otra forma no existes. Es eso o encontrar la forma de ser tu lengua para vivir en tu boca eternamente, pero eso es demasiada alquimia, mi aprendizaje no ha llegado a tanto, aunque no lo descarto como estrategia de poseerte, de seducirte, de fundirme en ti, de exigir mi derecho a volver a mi casa, derecho del que en esta vida fui despojada, pero no me pienso rendir y pienso, como sea, volver a mi casa: tu vida. Ahora, si tú me cierras la puerta, si eres tú y no el destino el que me cierra la puerta, tengo dos opciones: la primera destruir mi casa, es decir: matarte, la segunda morirme y que nadie nunca más se acuerde de mí. Ocurrirá lo segundo, sin duda, sabes que yo no mato: muero.


Otra vez se me hace tarde, estoy cansada, después de amarte dormí como 4 horas, y además me duele el vientre, este mes, otra vez está por escurrirse la vida entre mis piernas. ¿Cuándo está semilla se hará flor de vida? ¿Cuándo vendrá Ernesto, primero, y luego Abril a alumbrarme los días? Cuando digo estas cosas a veces me doy miedo. Dejo este miedo impreso, no lo pienso borrar, será testimonio en algún momento, de que me estoy volviendo loca...más rápido de lo planeado...


Te beso la vida.


4 Comentarios:

At 2:51 p. m., Blogger utópico dijo...

disfruta tu nostalgia... per transita de una vez por otros caminos... no te vuelvas loca, e inundate de otra pasion, te va a hacer bien.... aunque quien soy yo para dar consejo semejante? si caigo siempre en lo mismo... las trampas inmensas de mi propia soledad y melancolia.... los abismos de mi nostalgia...

saludos!!

 
At 3:45 p. m., Anonymous Silvia Mercado dijo...

Segunda vez que leo Deux. Me encanta.
Muy dotado Deux. Muy calido. Cómo se antoja una de escribir estas cosas.
Porque de verdad ese insomnio es para antojarse.
Como en varios de tus textos, difruté mucho de la construcción; de la construcción de figuras retóricas, de la construcción de armonia. Mucha construcción. Grata construcción.
Pero en esta, además, disfruté de los personajes: Simba, Ernesto, Abril, y por supuesto “él” quién capaz anda por ahí, capaz no todavía. Cada personaje, muy vivo en tu vida.
Muy lindo (sigo con mis aplausos); nada más un favor: que no te abandone el insomnio para que sigas escribiendo estas barbaridades tan buenas.
Sil.

 
At 4:21 a. m., Blogger S-Siro dijo...

deux .... mmhh... dsps dicen q quien se copia mmhh

 
At 9:34 p. m., Blogger La Vero Vero dijo...

Diego: Ya me sumergí en todo el abismo que implica un, deux, trois, tout. Sigo mojada pero sonrío. Tiemblo de noche, pero quiero soñarlo aunque no puedo. Recuerdo que fuí feliz, valió la pena.

Es tarde ya. Ya enloquecí. De verdad.

Silvia: Qué lindas y cálidas las palabras querida Sil. "él" ya vino, pasó, se quedo y se fue, aún me quedan pedacitos de su vida en mis manos pero no encajan no puedo crearme nada parecido. Como dice Dalton: es difícil respirar, pero se vive. Gracias por las letras querida amiga. Un abrazo enorme.

Pd. "él" es quien piensas, así de larga es la historia.

Siro: Si y que! yuuuuuuu Había olvidado tu l´un, le deux et le trois, es más yo te señalé los números! no hay copia válida así ooooooj jejeje, estos serán más que tres lo prometo, en nombre de la burda copia. :)

 

Publicar un comentario

<< Home