martes, julio 25, 2006

Crónica de una democracia secuestrada


Tienes que decidir - Liliana Felipe

"Tienes que decidir como prefieres morir
de hambre natural
de asco terminal
de pago de predial
ahorcada con tu chal
debiendo un dineral
cruzando de ilegal.


Ya nos mataron de tantas maneras
ya nos cansamos de ir al panteon
ya no sabemos si somos civiles
rehenes, vampiros o simples mortales

Pero de tanto morirnos
al menos nos hemos ganado el derecho
de decidir como queremos morir"





( El texto dice: Mire. Doctor. Por más que ya hemos adjudicado la licitación
para la construcción de las urnas eleccionarias, pienso que deberíamos
estudiar esta nueva propuesta)
La caricatura es del Negro Fontanarrosa


¿Tiene usted memoria de largo plazo?

Si la respuesta es sí, entonces: ¿Recuerda usted el panorama electoral en México hace un año?

Un año en el que nos hacen creer que han pasado varias cosas, un año de “batalla electoral” en el que López Obrador tuvo que lidiar cual candidatillo valiente con una poderosa campaña de desprestigio mediática, en la que sustentados en el crecimiento del “eje del mal” empañaron su imagen. Pues se sabía que Obrador iba a dar una dura batalla a los oxidados políticos que gobernaron México durante siempre.

Sin embargo el candidatillo valiente batalló contra algo aún más fuerte y más enraizado en el pueblo mexicano, la desconfianza.

¿Tiene usted memoria de corto plazo?

La constante rehén de años de juego político sufrió un secuestro anunciado el día 2 de julio. Y ante los ojos del mundo!

¿Tiene usted poderes para ver el futuro?

Con un final, la factura la pasará en su momento un actor principal de los gobiernos: la gobernabilidad. Y en ese momento, en ese estallido habrá que ver cuán alta es la cuota a pagar cuando en el punto de partida de esta carrera gubernamental uno de sus componentes (la legitimidad) se encuentra – desde ya- fracturada.

¿Tiene usted esperanza en el futuro?

Con el otro, habrá que proclamar a López Obrador no solo como ganador de las elecciones sino (y de forma simbólica) como el gran curandero (sanador de heridas) de todo un pueblo con respecto a la secuestrada. Y así, tal vez, en México –como López Obrador conmina a los jóvenes constantemente- se practique/reivindique el noble oficio de la política.


Dejar que la mantengan en el secuestro, permitir que las heridas se abran nuevamente, no solo es mezquino e irresponsable, sino con efectos harto imprevisibles. Porque al final de todo, todos estos esfuerzos (demandas de verdad) no son por él, sino por ella.

2 Comentarios:

At 3:42 p. m., Anonymous Anónimo dijo...

This is very interesting site... » » »

 
At 11:04 p. m., Anonymous Anónimo dijo...

That's a great story. Waiting for more. » » »

 

Publicar un comentario

<< Home