miércoles, septiembre 27, 2006

Réquiem para un medio responsable (mejor sí lo es totalmente)


Decía Andrés Rivera que uno de los intransferibles y perpetuos aprendizajes de los revolucionarios es no confundir lo real con la verdad. En estos tiempos violentos (perdón, modernos) yo creo que el arma de resistencia del revolucionario no se limita a confundir lo real con la verdad, sino en la pericia/astucia cotidiana de no confundir lo que nos muestran como real con lo verdaderamente real y no confundir al producto de dicha selección con la verdad.

Y es que el jueguito de poder y la poca decencia con la que actúan algunos medios es la simple muestra de los pocos (o nulos) aliados que ha tenido la democracia en los últimos años. Nos hemos limitado a verla como el escenario perfecto, inamovible, garantizado sobre el cuál predisponemos el juego político desde hace varias promesas ya. Democracia muerta, pues.

Todo es exigencia, todo protesta sobre ella. Todo campo propicio para explotarla también. Las demandas avasallan sobre aquel imaginario (chiquito) de que la democracia – y sus instituciones democráticas - debe darnos lo que nos toca, como ciudadanos omnipresentes en un sistema político que alabamos y ni siquiera reparamos en su reductivismo –de conceptual a operativo- y asistimos a urnas dos veces al año. Todos contentos.

Para ejemplo un botón (que no declaración). Es así como los medios, los periodistas y los medio periodistas se reúnen para desoxidar una ley que les proteja, para asegurar la presencia de la libertad de expresión en el nuevo texto constitucional, pero de los derechos de la ciudadanía a la información (veraz, responsable) nada, entonces quién?. Certeza: soy informador, no comunicador.

Y si bien se dice que al no ser parte de la solución se es el problema, lamentablemente existen algunos actores (cada vez mas importantes/imponentes en la sociedad) que se ocupan de crear el problema. Total nadie se ocupa de ella. Ah! Pero que bien llena la boca de cualquier discurso, que bien se acomoda entre líneas para refrendar alguna propuesta, que bien se posa en el noticiero, en el titular - hoy por hoy, escenario preciso y cotidiano del tráfico indiscriminado de ideologías -.

Cuánto bien le haría a una democracia como la nuestra, tener aliados verdaderos, poderosos, como los medios de comunicación, que no se han dado cuenta de que este (y desde antes) es el momento de saldar una deuda histórica, de reconciliarse con aquella de la que se han servido por años y convertirse en militantes servidores, revitalizadores, promotores de quién tanto les ha dado, y no todo lo contrario.

Pero sabemos de siempre que la memoria es frágil. Y que la historia de nuestras sociedades se hizo sobre la dupla de víctimas y victimarios, no vaya a ser que por ser y haberse convertido (en contra de su propia naturaleza) en hijos predilectos del mercado, de pronto – y de forma irresponsable- sean ellos mismos los gestores de la reaparición del actor catastrófico, que tanto les/nos ha robado en términos de libertad.

4 Comentarios:

At 2:00 p. m., Blogger S-Siro dijo...

periodistas... informadores o desinformadores? es tan sencillo manejar a un pueblo cuando vive una realidad en diarios y television que esta acomodada para que sea lo que los grupos de poder quieren que sea.

No consigo recordar donde pero ayer lei esta frase "no dejes que la verdad ensucie una buena historia", pareciera que fuera el lema que los actuales dueños de la verdad, digo... de las noticias.

 
At 3:13 p. m., Blogger Vero Vero dijo...

Si pe chochera y....que te puedo decir, ayer fue un día mediatizadísimo. En clases, en charlas, en bloggers, en declaraciones presidenciales. Realmente no toy loca. :)

 
At 6:28 p. m., Anonymous javi dijo...

Y encima eres comunicadora, que bàrbara, un gusto pasar por acà. Saber que no estamos solos, a denunciar que es el arma que tenemos, mientras tanto.

Saludos Vero

 
At 3:24 p. m., Blogger Vero Vero dijo...

Javi: Decía Allende en una conferencia en México que de que sirve un médico que no vele por la medicina pública y gratuita, igual con los maestros, no tocó nunca a los comunicadores, sin embargo pienso como él, de que sirve un comunicador que no vele por la información libre, responsable y sobretodo creadora, no aniquiladora. Un abrazo

 

Publicar un comentario

<< Home