sábado, noviembre 04, 2006

La muerte


Ofrenda - Pedro Guerra

Lleno un cazo de agua
y lo dejo en la puerta
para que vuelvas.

Trigo y aceituna
miel y hierbabuena
para que vuelvas.

Abro la ventana
lleno la despensa
para que vuelvas.

Un calor de nido
infusión de menta
para que vuelvas.

Beberás, mojarás tus labios
después de tanto andar
Hablarás, contarás lo andado
y después descansarás.

Agua, tierra
fuego y aire
todo lo que esperas
del amor y de la vida
te daré mi ofrenda,
para que vuelvas.


* Ofrenda es una canción que se refiere a los rituales mexicanos del día de muertos, que tienen una lógica similar a los bolivianos. Queda la esperanza, de que después de la muerte, alguien me espere en casa y preparé una ofrenda, para que vuelva.


Diatriba contra los muertos
(Ángel González)

Los muertos son egoístas
hacen llorar y no les importa
se quedan quietos en los lugares más inconvenientes,
se resisten a andar, hay que llevarlos
a cuestas a la tumba
como si fuesen niños, que pesados.
Inusitadamente rígidos, sus rostros
nos acusan de algo, o nos advierten;
son la mala conciencia, el mal ejemplo,
lo peor de nuestra vida son ellos siempre, siempre.
Lo malo que tienen los muertos
es que no hay forma de matarlos.
Su constante tarea destructiva
es por esa razón incalculable.
Insensibles, distantes, tercos, fríos,
con su insolencia y su silencio
no se dan cuenta de lo que deshacen.

"Que rabia le va a dar a la muerte,
cuando de mi calavera vea nacer la flor de la primavera"

Tantas veces y con tantas ganas, quiere uno morirse en la vida. Y debería ser así de fácil, que para morirse bastáse realmente quererlo con fuerzas, cuantas veces nos habríamos muerto ya. Pero la muerte es tan cabrona, que no nos deja ni morirnos cuando queremos, no nos deja ser los egoístas que queremos ser, pues como dice el poeta, el muerto es un egoísta. Es un salvado. Los prisioneros del dolor de la muerte somos los que nos quedamos, sabiendo – con sabor a sentencia- que la salvación nos llegará algún día. Dice el buen Benedetti que el hombre es un animalito de costumbre, lo es tanto así que le cuesta dejar casi todo: la pareja, el trabajo, los amigos, un lugar, tal vez por eso le tenemos tanto miedo a la muerte, porque es dejar aquello a lo que más estamos acostumbrados desde siempre, la vida. Pero igual luego, nos acostumbramos.

Le damos tanta importancia a la muerte, que muchos de nosotros hemos pensado antes en nuestro epitafio, nuestro velorio, el tipo de flores que nos gustaría que nos lleven, como nos gustaría que nos entierren, antes de pensar en como resolver cosas más básicas de nuestro comportamiento con nuestro entorno. Es decir, yo no sé que hacer con mis problemas de rabia contenida, pero sé bien que quiero que me cremen, que me boten en el lago, que no haya epitafio ni flores y que en todos santos en vez de tantawawa, haya parrillada, vino y fiesta. Mis motivaciones cercanas tienen que ver con que el dinero me alcancé para pagarme mi velorio, como dice el texto de Eduardo Calla: Si mi velorio lo paga mi familia, será un funeral, si lo pago yo, será una fiesta!

Convivimos con ella diariamente, no solo en los rimbombantes días de muertos, sino en todos los días, incluso en aquellos semi-días en que uno, nomás por que no puede no se muere. Y es que el poder de la muerte es tal que, paradójicamente, existe para hacernos sentir vivos. Queda entonces, repetir a coro, y ante la ineludible sentencia natural: muerte, no te tengo miedo. Ya vendrás a buscarme cobarde y cuando llegues, que ojalá sea en mi último día viva, tendré la oportunidad de susurrarte, bajito, en el oído una canción de cuna, y así vengarme de tí, ladrona de hálitos, de latidos. Y morirme ahí mismito, cruda, con una sonrisa -de felicidad dirán, pero será de vencedora-.

7 Comentarios:

At 1:10 p. m., Blogger Marco dijo...

Qué hermoso post. Me enterneció, provocó risas, nostalgia, bronca...
Qué decir? la muerte debería morirse...

 
At 2:24 p. m., Anonymous Rafael dijo...

Hola, es la primera vez que visito tu Blog. Bueno para empezar me gusto eso de leer, escuchar y escribir. La muerte... no le temo a la muerte. A la manera en que muera si, deseo que no sea dolorosa ni que le signifique mucho sacrificio a mis seres queridos. Por lo demas la muerte puede venir cuando quiera, tengo la conciencia, casi tranquila. Bueno feliciades por todo. Un saludo y estas invitada a visitar el Blog de Bolivianas con Valor, si gustas.

 
At 4:46 p. m., Blogger S-Siro dijo...

hay tantas formas de morirse que uno no termina de conocerlas todas. Ofrenda me sirve a mi para invocar a esas personas que deciden morirse para uno (o matarnos?) ... no se si llegan a resucitarlas pero siempre son buenos los rituales que cierran circulos, o abren otros.

Me hiciste recordar que en el colegio habia escrito mi epitafio, ahora me suena tan raro xq hace muchos años q no lo leia "deja volar tu alma, ella sabe el camino de regreso"... weno, lo q uno puede escribir a las 16 años siempre sera raro releerlo a 13 años despues.

y espero que te este cuidando el resfrio no?! sino al menos ya nos dijiste que te echemos al lago :P

 
At 2:12 p. m., Blogger Vero Vero dijo...

Marco: Que lujo, provocar al provocador! :) Un abrazo lleno de vida.

Rafael: He visitado la página, me parece una iniciativa maravillosa, te felicitó, estaré pendiente de las novedades por allá.

Pinche: Ya me olvidé lo que iba a decirte!!!!!!!!!!!!! jajajjajaja

ah...del resfrío...ahí anda, lleno de salud el carajo...pero TODO BIEN (Atajo sensación!) (Mucho toy atajeando no?)

 
At 3:28 p. m., Anonymous luis dijo...

De donde salio este post? del corazon? del hígado? de la cabeza? de amor? del desamor? tiene color negro y tu eres bien morada, me consta...

 
At 1:48 p. m., Blogger Madelaine dijo...

...me gustó mucho lo que leí. También cantar junto con pedro guerra al mejor estilo karaoke....

Por donde estás? que planes para las tocadas de los muchachos...? Espero que podamos hacer algo.

oye, y gracias por visitar mi blog.
abrazos en el alma
mad

 
At 6:49 p. m., Blogger Vero Vero dijo...

Lu: Del corazón, de la cabeza, del hígado, del amor, del desamor, de los cadáveres de todo...eso no me quita mi moradez...:)

Made: Gracias por la visita tb pues che! que que vamos a hacer con los chicocos? irlos a ver pues, que nos queda, ni modo, no ve que son nuestros "amiguis" jajajajja así que ahí ya tenemos cita, un besote.

 

Publicar un comentario

<< Home