miércoles, junio 20, 2007

Cuando me di cuenta estaba ahí

(Una caótica crónica de como ví a Pedro Aznar,
como -en mi caso- el se dejó ver
y como volé a La Paz a incendiar camellos)

Teatro Oriente. Cuántas veces había añorado conciertos en ese lugar, lo imaginaba grande, imponente, inalcanzable. Las ansias por ver a Manuel García y a Pedro Aznar no se habían hecho esperar nada, el tiempo en Santiago parece humo, se desvanece, las horas se descuelgan. Sin embargo no es un sábado cualquiera, Chile, un país futbolero presenciaba entero la final de alguna copa en la que Colo Colo buscaría el tricampeonato, ese Colo Colo que Pinochet hubiera apoyado y movilizado en su época; la dictadura habita en cada chileno, sin embargo parecen haber olvidado el pasado del club de fútbol, como si fuera fácil olvidar el Real Madrid de Franco, por ejemplo. En fin, para un ser afutbolero como yo –todo un espécimen en la ciudad del smog- pocas serian las probabilidades de sobrevivir ese día, pero en Santiago siempre queda la otra opción: practicar el deporte nacional por excelencia, el consumismo. Por supuesto Paseo Ahumada estaba mas vivo que nunca, un engendro como yo podría conseguir algo de comer, en tal mall sin techo, antes de ver a Pedro Aznar.

El concierto empieza a las nueve pensé, mi puntualidad reencontrada me obliga a cerrar el periódico y volver a casa para últimos retoques femeninos y acercarme al metro para llegar a Teatro Oriente. El tiempo pasa tan rápido que uno debe proyectar su próxima acción inmediatamente, mientras retorno a casa a pensar: Veamos, llego a metro moneda: 2 minutos, un pucho (pucha…se me están acabando los LM mentolados) ¿La entrada, donde la dejé? Creo que en el texto de Arendt, sino tiene que estar en la agenda. ¿Tendré dinero en la Bip? (tarjeta del Transantiago) si, creo que me quedan como dos mil pesos. De Metro Moneda a Metro Pedro de Valdivia, son…5 o 6 estaciones. ¿Pedro Valdivia con cuantos será? Bueno, ahí pregunto. ¿Y si me pierdo? le llamo a la Mena. Tendré que recargar el celular entonces y tengo que sacar unas mentitas para el concierto y los guantes negros.

Todo planeado. 20:28 salgo de casa con la entrada, mentitas y guantes negros en el bolso. Dos minutos y un pucho a Metro Moneda. ¿Eh?¿Cómo?¿Cerrado? Pero si son las ocho y media, es sábado…leo con detenimiento los horarios, todo estaba bien. Cuando escucho bocinazos en la calle y recuerdo al ya tricampeón Colo Colo. ¡La chucha! pienso, mientras recuerdo los últimos disturbios en Transantiago en los últimos partidos de fútbol que acabaron con detenidos y heridos. Ni modo -ya son las ocho y cuarenta- Taxi.

Buenas noches señor -mientras froto mis guantecitos negros- al Teatro Oriente por favor? ¿Teatro cuántos? Oriente, ¿no conoce? Bueno, váyase a Metro Pedro de Valdivia (Pedro! como Aznar jeje, pienso) entre Costanera y…Manuel Mont. Espero que sea la dirección, si uno acá dubita, le cuesta unos dos mil pesos más y que le vean la cara. Después de pagar dolorosos 5000 pesos (10 dólares) llego a Teatro Oriente. Primera impresión: ¡Bah! No es tan grande, pero es bonito; veo más allá de los límites del teatro, Santiago sigue muerto.

Confundida, ticket en mano, veo como 4 filas larguísimas; imagino que son entradas diferenciadas, me pongo en una fila y me fumo un pucho. Ojalá nadie se de cuenta que estoy más perdida que Eva en el día de la madre, pienso. Le pregunto a un niño que está delante mío si está es la fila para entrar, no sé, responde. Pregunta a la niña de adelante y así sucesivamente, nadie lo sabía pero como 50 personas lo “suponíamos”. Genial, pienso. Sonrió y trato de acordarme donde había leído o escuchado que alguna vez hay que probar hacer fila en algún lugar y ver como la gente empieza a hacerla tras tuyo sin saber porque. Nunca lo recordaré. Se acaba el pucho y entro. Mi fila es…Q27 abajo, busco Q…Q…Q…una señorita se ofrece ayudarme, me acerco y veo que le dan algunas monedas luego de acomodar a una pareja; me alejo y pienso: no debe ser tan difícil. M, N, fila sin letra, P, O, R, S, T. ¡Bah! ¿Cómo pues? , voy al otro lado, camino, verifico, pregunto, una radio regala encendedores, cojo dos y un bolígrafo. No hay mi fila, hay todas las filas menos la mía. Lógica llama: Señorita disculpe, que fila tiene. “O” me responde. Pero no cree usted que por lógica sería en esa fila sin letra? Mire: M, N, O (ahí donde no dice nada) P, Q (sería esta), R, S, T. Luego de conversar con toda la fila los convenzo; moví como a 12 personas, algunas me miran incómodas. Se les olvido el palito a la O, digo sonriendo sonrojada. Bueno, como sea ya estoy en mi asiento. Viene una de las señoritas a las que no quise pagar (ellas deben cambiar las letritas para confundirnos, pienso maliciosamente) y me dice que ese no es mi asiento. ¡Pucha! pienso, y tiene razón estaba en el Q38, es que yo pensé que como estaba solito era el mío…disculpe. Luego de pasar el oso me quedo parada sin asiento, al final la pareja de a lado me confiesa que ella es atrás y el adelante que yo soy donde esta ella, que por favor los disculpe. Sonrío ante el niño y le digo: no te preocupes yo me voy atrás. ¿Seguro? ¡Seguro! R25 sería mi asiento ahora. ¡Pucha! pienso de nuevo, yo hago la revolución para que todos los Q´s recuperen su fila y termino fuera de ella, realmente como política no funciono. Abro mi juguito Watt´s; juguito porque solo había jugo o Coca-Cola. Jugo, obvio. Tomo un sorbo y empiezo a leer las calorías mientras la gente se termina de sentar. Un producto de The Coca-Cola Company, leo ¡Pucha! igual nomás, dejo el juguito en el piso y me meto una mentita en la boca.

De repente una voz femenina anuncia: Les recordamos que esta prohibido tomar fotos o filmar el espectáculo y les rogamos apagar sus celulares. Todos gritan y salen 5 músicos al escenario, cien mil flashes de cámara son lanzados al momento. Latinoamericanos, pienso. Es Manuel García, acompañado de un guitarrista, un violinista, una contrabajista, un violonchelista. García hace alucinar al público, esta muy a la altura de Aznar, su música envuelve el ambiente y la gente esta muy predispuesta, disfruto especialmente esta parte del concierto, 4 temas realmente maravillosos, García tiene mucho futuro, pienso. Se despide muy humilde y nos dice que nos espera un huracán, que la noche anterior el teatro casi se cae. Lluvia de aplausos.

Un pequeño receso. Papitas, papitas, maní tostado, maní dulce, bebidaaaaaa. Que bien que traje mis mentitas, pienso, aún con dolor por el taxi. De repente la pareja de adelante, a la que había cedido el asiento, me dicen: amiga gracias otra vez y me alcanzan una Coca-Cola. No es nada, sonrío (con la misma sonrisita idiota con la que saque a toda la fila O) ¡Buaaaaaaa! Pienso. Bueno…me siento y disimuladamente dejo la Coca-Colita a lado del juguito discriminado por su proceder capitalista.

Entra un tipo al escenario, se apagan las luces, la gente empieza a gritar y empieza Pedro con un tema nuevo, una balada rock de letra dulce. Termina y el teatro se cae en aplausos, toca un tema súper rockero, con un solo de bajo al medio, estoy sorprendida, recuerdo a mi hermano que toca el bajo, debe ser el único instrumento que medianamente entiendo, me quedo asombrada con la capacidad de Aznar, siempre supe que es un buen músico pero lo que se ve y oye es realmente sorprendente. Inmediatamente Pedro empieza unas notas rasgadoras en la guitarra, como fusíl y en tono fúnebre empieza: que he sacado con la luna ayayay…a plan de rasgadas de guitarra empieza a evocar a la Violeta de una forma magistral. Nuevamente el teatro se ahoga en aplausos. Ahora si, Pedro va a hablar: ¡Gracias! ¡Gracias Chile por todo el cariño! Siempre nos reciben acá con mucho cariño y estamos muy contentos de estar nuevamente acá, vamos a tratar de retribuir ese cariño con un concierto generoso. La gente aplaude.

La generosidad de Pedro y sus músicos duraría como dos horas y media. Nos comenta que quiere tocar algunos temas del nuevo disco que piensa sacar por octubre, que son algunas composiciones inéditas y otras canciones que lo acercaron a la música, así que aquí van estas que no necesitan presentación: me echo de su cuarto gritándome: no tienes profesión…¡Wa!, pienso y empiezo a corear el hitazo de Sui Generis. Una canción de los Beatles y otra de George Harrison (en versión en español) seguirían la nostalgia de Sui.

Sonrío en el concierto, la música me eleva, la calidad musical de Pedro y de los dos músicos que lo acompañaban es insuperable, de repente me desconecto, vuelo en el tiempo, me siento muy feliz de haber tomado la sabia decisión de ir a ver a Aznar, recuerdo que tuve que elegir entre verlo a él o a Kevin Johansen que se presenta con el hijo de Chico Buarque el próximo miércoles. Me felicito por la decisión y recuerdo como conocí a Pedro Aznar el solista. Si bien lo había conocido por colaboraciones y por haber integrado Seru Girán, el, como solista era una incógnita para mi. Recuerdo algún día del 2006, yo, enferma, iría al departamento 15J de la Batallón Colorados, luego de mucha insistencia el Réne, toda una lumbrera musical, había accedido a regalarme un poco de su tiempo y hacerme una sesión musical. Sesión inolvidable, escuchamos desde salsa cubana hasta música española; desde los maestros en la interpretación del piano hasta rock. No se puede recepcionar tanta información. ¿Cuántas vidas habrá vivido este sabueso para saber tanto? En medio de aquello el infaltable vino y los cigarros Derby anaranjados y LM mentolados. Yo, botada en la cama con el camello que adorna la cama del Tigro (junto a la pantera rosa y al Tiger, mi gran amigo Tiger) abrazo el camello, escucho la música, que lindo camello, comento; el Réne me cuenta su historia, que mi pésima memoria me impide recordar, solo recuerdo que viene de muy lejos y que es muy especial. Seguimos escuchando música, el Réne se mueve por todo el cuarto, saca un disco, saca otro. Enciendo otro cigarro y de repente –es un misterio como- fuego se acontece!!!!! El fuego me avasalla (todo esto ocurre en segundos) Apago con mi mano el fuego, reacción normal. Susto ¡Qué miércoles pasó! ¡Ay, puta! ¡El camellito! El René mira el fuego crecer por la ventana y voltea, no entiende nada. Pucha Réne…perdón…le digo con cara de circunstancia, no se que pasó (me quería morir). El Réne dice pucha…agarra el camello totalmente carbonizado de un lado, no te preocupes, y pone cara de: mi camellito más querido. No se cuantas veces pedí perdón o dije, que era culpa del camello por ser tan inflamable, pero me sentí tan mal. Sobrepasamos el fuego. Era hora de irme, el René me presta tres discos de la sesión de aquella noche: Bola de nieve, el primerísimo de Serrat y el primerísimo de Aznar. De repente vuelvo al concierto, juro que con el camello tostado volé a La Paz, al 15J.

Aplausos. Aznar no podía ofrecernos más, sin embargo era apenas la mitad de aquello. Tiene una invitada especial, pide aplausos para Aidé Milanés (si, la hija de Pablo) toca un par de canciones con ella. Pedro manejaría al público todo el concierto, coros, gritos, aplausos. Sin embargo cuando empezaron las notas de “A primera vista” no necesitaría ni mirarnos, todo el público a coro: cuando me crecieron alas volé…Realmente, cuando me di cuenta ya estaba aquí, que fuerte…pensé. Pedro volvería al escenario dos veces más. Las últimas dos serían notables, primero volvió solo al escenario con un bombo chiquito y empieza: cuando fui para la pampa llevaba mi corazón contento como un chirigüe pero allá se me perdió. Y arriba quemando el soooooooooool, coreaba el público. Nuevamente nos evocó a la Violeta. Ya al final, desenchufa la guitarra y se sienta al bordecito del escenario, y empieza a tocar un blues, muy íntimo, silencio sepulcral, un viejo blues. Y aplausos hasta quedarse sin brazos. Pedro se pasó.

Plena de sonrisas, me llama la Mena, me dice que me espera en el escenario que me acerque para allá. Voy y me mete en el camarín de Manuel García, lo felicito, le digo la verdad que fue una parte importante del concierto. Un cigarrito, aparece el percusionista de Pedro Aznar, todos a felicitarlo por su solo de todo tipo de percusiones: caja, batería, bombo y otros. Nos explica muy amable los tiempos en que hizo todo, explica que la chacarera maneja esos tiempos. Escucho atenta, no entiendo un carajo. Lo felicitamos, es muy simpático. Seguimos conversando. Un hombre alto y súper simpático se para en la puerta del camarín, sonreímos, era Aznar, se iba a descansar y quería despedirse. Todos sonreímos no sabemos que decirle, lo felicitamos, es un genio. Agradece muy humildemente y se va sonriendo.

Pedro Aznar es un músico notable, pero además se rodea de músicos notables. Me invade la sensación de que su pluralidad musical y su experimentación de ritmos e instrumentos es una cuestión de actitud frente a la vida y frente a lo que ama. Aseguro, sin saberlo, que lugar al que va, lugar donde investiga la cultura musical local y que saca versiones de los temas populares, entiendo que tenga tantas versiones de canciones que no son de él. Lo hace en inglés o en español. Admiro mucho a la persona, haberse entregado al público, agradecer humildemente nuestra admiración sincera, sonreír y entregarse por completo en escenario, tener una amistad tan hermosa con lo que hace; no hacen mas que hablar bien de él. Que bien que vine a ver a Aznar, pienso. No solo volé a La Paz a incendiar camellos, sino que formalicé una nueva amistad musical, de esas verdaderas.



12 Comentarios:

At 5:24 p. m., Blogger S-Siro dijo...

ohhhhh q leeendooo possstttt

 
At 10:16 p. m., Blogger S-Siro dijo...

sha, ahora si.
primero... contrariamente a mi comentario del post anterior :
TE-O-DIO!!!!!!

hace como unos 10 años, yo no lo habia "visto" nunca, solo oido de Seru y algunas otras cosas menores... y un dia en la tele lo veo al loco Garcia con un flaquito con un honner como el de Mc Carty cantando una cancion que dice "que amor para quien busca una respuesta...es un poquito mas que hacerte el bien"... xuxa dije, y volvi a decir xuxa al otro dia que la pasaron de nuevo.
"Tu amor", que se llama esa cancion.. paso a se mi himno por años (aun lo es un poco), ademas... esa noche decidi que dejaba las baquetas y que tocaria bajo... aun lo hago. Cuando un año despues postule al Grupo Vocal y me pidieron que cante una cancion, el director q me conocia de tecladista me dijo que toque algo, pero cogi la guitarra y empeze esos acordes...
"yo tuve al fin y era mas... yo tuve mas y era el fin..."

pufff, q recontraenvidia che, ahora que recuerdo... si me falta ver a alguien aun y es a Pedrito (Aznar).

Hace dos semanas cayo una cancion que un amigo me copio al usb, y la reoia y reoia...era la cantilo, buscando luego... era de Aznar. Esas combinaciones magicas que hacen canciones irremplazables..."nada es para siempre", de Fito, cantada por la Fabi.. y el solo de fretless de pedro, incomparable.

uffff.. me emocione no??? jejejeje.... buenisima la cronica che y si me la lei completita... COMO PUDISTE QUEMAR EL CAMELLO!!!! jajajaja... recuerdame regalarte un peluche que no se q hace en mi casa aun :P jajajaja.

si si... luego de esto, me voy a dar el lujo de odiarte aunque sea un rato (cosa q se me hace terriblemente dificil... pero con post como estos...)

 
At 10:06 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

“…Que manera de quererte…que manera…”
Desde los nuevos e intensos vientos que hoy baten mis alas (Chicago la ciudad de los vientos) mandote mi cariño y admiración…. Por ser la que eres y compartirlo tan vividamente que nos haces parte de aquello que te hace vibrar…logrando tocar en nosotros el inmenso deseo de compartir otro momento juntas…
“…Que manera de quererte…que manera…”
xime

 
At 6:38 p. m., Blogger CLARITSs dijo...

MAMEEETA...no te puedo odiar, mas bien agradecerte, porque se que llevaste a todos a ese concierto... no ve q uno puede volar con la musica??? jejeje un abrazo very very... te extraño jodeedo!

 
At 7:26 a. m., Blogger Sakura dijo...

Vero... qué hermosa vivencia!!!, recuerdos que volvieron a tu mente y cuerpo, un viaje que solo la magia de la música puede lograr.

Saludos =)

 
At 4:26 p. m., Blogger La Vero Vero dijo...

Che chistosito, estamos graciosos ultimamente no? Así que fué el buen Aznar el que hizo que te volvieras gato tocabajo, quién diria...sigo alucinando. Un peluche? en tu casa? Gatito? jajajaja más te vale que sea morado! que no me gustan los peluches. Por cierto...puedes llevarlo el 25 al aeropuerto y lo lanzas a la zona de tránsito :P.

Xime: Hermanaza de la vida, te extraño en kilometros verdaderos y te necesito grave de miedo. Gracias por rondar estos lares y aunque no sea escuchar por ahora, leer estas historias que inevitablemente me llevan hacia lo felices que fuimos allá entre anticuchos y pokér! ...que manera de quererte que manera...

Clarex: ahista pues la primera valiente. Yuuuuuuuu, todos estaban pues en el concierto por eso estaba tan incómoda! jejej yo también los extraño a todos menos, obvio, al edgar. Beso

Ceci: No solo la música, también los olores, los paisajes, las películas, todo aquello donde el humano ponga su corazón. :) Un abrazote

 
At 7:54 a. m., Blogger Alejandra dijo...

Identificación

 
At 6:39 a. m., Blogger Guayaramerín dijo...

me agrada la tematica de tu blog, que parece si hacemos intercambios de Links?
Saludos para vos

 
At 3:38 p. m., Blogger beatlecito con ojos de videotape dijo...

De Aznar me gusta mucho lo que compuso para la banda sonora de una pelicula argentina que se llama "No te mueras sin decirme a donde vas?" muy buena lindo post saludos

 
At 7:59 p. m., Blogger La Vero Vero dijo...

Alejandra: ¿?

Guayaramerín: Te debo un paseo por tu casa/blog, no creo mucho en estas cosas de intercambio, me gusta mas la espontaneidad. Prometo pasarme por tu casa y linkearte si te leo amiga, todo parece que si, pero no puedo mentirte, no conozco tu espacio, pero muchas gracias por visitar el mío. Un fuerte abrazo y nos vemos allá.

Beatlecito: Ese trabajo es la neta, tanto como la película. Bienvenido.

 
At 11:13 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

Que buen post! Me gusta cómo lo relatas, y obviamente me gusta la música que crea Pedrito.

"Escucho atenta, no entiendo un carajo." me mató jaja

 
At 11:13 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

Que buen post! Me gusta cómo lo relatas, y obviamente me gusta la música que crea Pedrito.

"Escucho atenta, no entiendo un carajo." me mató jaja

 

Publicar un comentario

<< Home