miércoles, septiembre 05, 2007

La era está pariendo un corazón - Todas las voces todas

Era jueves, día central, a levantarnos temprano. Claramente se especificó: “Al que no llega a las 10, lo dejamos”. Con ese panorama el cuarto boliviano-español voló (literalmente) al Pabellón Cuba -lugar de encuentro- llegamos como a las 10:15: ¿y si nos dejaron? Que va!!! La tropa estaba ahí, y aún había que esperar…y vaya que esperamos! Las esperas por lo general son agobiantes, a nadie le gusta esperar y el panorama no era prometedor, los buses parecían tardarse y luego no llegarían definitivamente.

Para cada encuentro tropero existe un comité organizador, el de este año estaba conformado por Vani, Carlitos, Hilda e Ilo, Mandy, Didi, Hugo, Ania, Manolito, Glenda (sé que me estoy olvidando de alguien pero es solo por falta de memoria, sépanlo desde ya) y el comité se encarga de definir como, cuando y donde vamos a convertir el milagro en barro. Ese día, por los buses, fue el día que más se evidenció que algo no estaba saliendo como estaba planeado y los organizadores estaban más que preocupados y movilizados. Tal vez nunca lo decimos públicamente (bueno, si lo hacemos) pero nunca esta demás mencionarlo. Señoras y señores: estamos tremendamente agradecidos de que pongan su esfuerzo, tiempo, pero sobretodo su corazón para organizar a decenas de gente que está muy mal de la cabeza; no tenemos (ni tendremos nunca) como pagárselos, solo con eterno agradecimiento y amor y bueno, cuando se dé la noche, ron. GRACIAS

¿Qué hacer con tanto tiempo de espera? Pues cantar. Maire, Siro y Victor (te extraño, amigo) comenzaron con la canturra, mientras otros íbamos por el desayuno (cerveza, por supuesto) y/o nos ahogábamos en calor habanero. Silvio, Silvio y más Silvio. En medio de Silvio se nos pide silencio, Manolito se para al medio del mar de gente que estaba botada en la esquina y empieza: “Señores, los buses están atrasados y vamos a tener que esperar un rato más, por favor si van a comprar algo no se tarden que tenemos que estar todos juntos, para irnos al día central” Todos aplauden, echan porras -que gente más loca, pienso, se nos dice que vamos a tener que esperar más y lo festejamos- (en realidad quizás festejamos el solo hecho de existir, en ese segundo, en La Habana). Oswaldo que estaba tras mío, rememorando a Les Lethuiers, festeja: “Momo! Amigo! El pueblo está con usted!” como me reí. ¿otra cervecita no? Y, claro, a seguir cantando.
















Un rato después Vani (o fue Glenda?) nos pide silencio, que va a hacer un anuncio. Oswaldo nuevamente: “El gobierno de Momo ha caído…” Coño! que manera de reír. Vani nos avisa que los buses no vendrán por nosotros, pero que ya han solucionado esto de forma alternativa y que los buses de la Sinfónica llegarán pronto. Festejo masivo y a seguir cantando. Llega el primer bus. Se sube el primer grupo de gente, ahí entran los venezolanos y el cuatro de Eduardo, que imagino le dió música al camino. Yo, me empiezo a mandar besos tras la ventana con mi sobrina Micaela.

















Al rato llega el segundo bus y nos subimos el resto, ahí va la guitarra, a seguir cantando. Yo aproveché el camino para dormir, que aunque esa palabra no existe en el diccionario tropero alguna vez recordamos que es una práctica común entre las personas y se nos antoja recordar que se siente cerrar los ojos. Me hicieron muchas fotos, ah! Aquello también es ley tropera: al que se duerme se lo inmortaliza con Morfeo. (Se imaginarán lo inmortalizado que está Siro). No por nada la célebre frase de Oswaldo: ¡A dormir a Guatemala¡ Algo de lo que hasta ahora me queda duda es quién me puso mi credencial que ni lo sentí, pero alguien se tom
ó el trabajo de pasarme la credencial por el cuello mientras estaba dormida. Llegamos.
















Debíamos caminar un trecho corto y hermoso, la madre naturaleza, el aire puro, los árboles. No son de papel, son de verdad. En el camino encontramos mangos, los cubanos expertos en el asunto nos pasan los que ya están maduros, a pelarlos y a comer, el mango más delicioso que probé en mi vida. Ni bien termináramos nuestra frutita llegamos a la entrada, pero antes de entrar se nos entregaba un coco, que te abrían ese minuto y al que le echaban ron adentro, no se imaginan lo delicioso y refrescante que fue aquello. A acomodarse pues ya estábamos retrasados.





















Momo sería el maestro de ceremonias, yo estaba en el baño y escucho que se van a presentar a los países por orden alfabético. Gracias Yanita por haber ido, de lo contrario me hubiera perdido la presentación pues hubieran entrado directo a Bolivia jeje, no es cierto. Gracias Yani por ir. Por llevarnos un poco de la amada argentropa a La Habana.

Empieza Shanita, con su acento argentino y la bandera celeste y blanca en la espalda. Te queremos Shanitaaaaaaaaaaaaaa.

Después veníamos nosotros, los bolivianos: Marce, Sheila y yo. Paréntesis, Gracias Marce por haber ido y haber sido Bolivia a mi lado, te quiero harto amigo. Comienzo yo, dije algo más o menos como esto “Les traigo todo el abrazo de la gente de la tropabol, de la gente de Bolivia, es la primera vez que somos tantos troperos bolivianos en un encuentro en La Habana y eso me emociona, aunque ninguno vivamos en Bolivia ahora. Como saben vengo de Santiago así que me fue súper difícil conseguir la banderita, la whipala la compré en Santiago y la banderita (roja, amarilla y verde) llegó desde Perú, Y nada que sepan que los quiero mucho”. Luego viene Marcelo que rememora el primer encuentro en La Habana, allá en 1997, la gente que ya no está pero está siempre, la gente que aún queda, la historia de la tropa. Y luego Sheila. Ovaciones!!!!!!!!!!




Colombia. Carito y su Colombia, se acerca Caro al micrófono y saca su bandera, todos quedamos sorprendidos al ver que saca una bandera rota y que estaba deshilachándose, jaja nadie lo dijo pero lo pensaron, y resulta que era un poncho!!! con los colores de la bandera colombiana, a más de 30 grados de calor, Carito se viste de su país. Inevitable mencionar los conflictos del país hermano, Caro nos cuenta que esperaba mucho este viaje, que llevaba ahorrando mucho tiempo, que está muy feliz y emocionada. Aplausos, te queremos Carooooo!!!!!!!!!


Chile, el país que me acoge. Rolito, Pedro y Javier. Ahí, como siempre, el Pedrito muy nerviosito y el Rolo que me enterneció de sobremanera al elevar ante todos su condición de ciudadano del mundo y decir que soy yo su evidencia: su hermanita chilena (tanto te quiero Rolito), luego Javier con su enorme compromiso y su convicción plena en la patria grande. Chi chi chi, le le le. Viva Chile!!!!! (como voy aprendiendo eh?)


El Salvador. Victor y su inagotable ternura. Alguien grita ¡Vale por dos! Y Victor, siguiendo la broma: es que como no pudimos venir más, vine yo que represento a varios. Nos cuenta que es muy tímido y habla un poquito de la tropa. Fanfarrias!!!!!!


La madre patria. España. Esperanza, Laia, Mai, Manuel, Pablo, Anna y Laura. Empieza la veterana/beterana Esperanza, fue cortito…dijo algo como que no vino a hablar sino a sacar fotos. Luego hablo Laia y luego Mai que empezó con que no quería hablar y cuando lo hizó no paró!!!!! Le sigue Manuel que dice: “Yo soy muy tímido, de hecho no vine antes a un encuentro porque me daba vergüenza” jajajajajajaja notable frase querido Manu. Le sigue Pablo, canario. Después Laura desde Girona. Y luego Anna que no quería hablar y al final dice: “ Yo no voy a ser como Mai que dice que no quiere hablar y luego se suelta todo un rollo” y efectivamente, hablo muy poco. Óleeeeeee.

Guatemala. Las dos cosas más hermosas del encuentro y del mundo: Richie y Oswaldo. Oswaldo como siempre habla de que no trajo bandera porque no cree en ellas y reclama a Victor no haber subido juntos, pues Centroamérica es un solo país. Habla mi Ricardo, habla mi Oswaldo. Y el público enardecido le pide a Oswaldo que baile, pues Oswaldo no solo es conocido por sus históricas frases o por que es la joya del Petén sino también por su única y peculiar forma de bailar. Oswaldo no nos complace. Que hermosa es Guatemala.


México!!! Mi Méxicolindoyqueridosimuerolejosdetí. Martha nos habla bajito y en su dulcemente ronca voz calmada sobre lo que es la tropa, está feliz, estamos todos felices. México es un gran país.


Purú!!!! (esto va a ser largo) se suben todos los peruanos (es decir, el 50% del encuentro) Jen, Kela, Guille, Siro, Julio Alvaro, María, Wayqui, Billy, Gishell, Nathy, Igor y Micaela. Los peruanos en el encuentro no solo fueron muchos (todos) sino que además parecía que se reproducían al contacto con el agua, cerca estuvimos de algún conflicto de orden internacional ante la sospechosa invasión peruana a la isla insurrecta. Comienzan a hablar. Otra frase notable del encuentro fue la descarada frase que dijo Jen: “Estamos felices de estar aquí a pesar de que es tan difícil llegar desde Perú” (Jum?????) “Si, se nota!” grito desde la tribuna y de ahí salen mas voces “Menos mal que es difícil, porque sino…” y todos nos reímos. María se emocionó mucho, las primeras lágrimas. Yo también me llamo Perú!!!!!!!!!!!!


República Dominicana. Que siempre esta muy bien representada, a pesar de que extrañamos al Dr. Correa y a nuestro Cristhian Brito, nos mandaron a Ángel y a Rossemary. Ángel es un chiste andando, hizo reír a todos en el encuentro, no recuerdo bien que dijo al hablar, pero recuerdo que reímos muchísimo. Y la hermosa Rossemary, que, en silencio, se fue ganando corazones troperos por donde pasaba. Candelaaaaaaa!!!!


Venezuela. La amada tropa venezolana: Rafdil (con efe), Aufry (con Paula en camino), Eduardo, Martha, Mariana y Micaela. Pasa nuestro amigo Rafdil, coñomadre, socialista y chavista, Eduardo y Aufry, Martha nos envía el saludo de la república bolivariana de Venezuela en la que su presidente Chávez se hace presente en estos hermanos venezolanos. Luego viene Mariana. Hace unos meses nos enteramos que Roque Quenza (el creador de los premios unicornio, antiguo tropero) había fallecido en Venezuela e, inevitablemente, Mariana tenía el deber (todos lo teníamos) de recordarlo; así, en un hermoso escrito, Mariana nos dice algo más o menos como lo siguiente: “Una tropera, Soledad Eguren, definió hace tiempo que un tropero es alguien a quién le gusta la música de Silvio y que nunca estará solo. Ahora que partiste Roque, ya no le tendremos miedo a la muerte, pues sabemos que alguien nos espera y que tampoco allá estaremos solos” Y fue el momento. Una lágrima-cómplice rodó mi mejilla, no era sola o exclusivamente por la partida de Roque. Sino haber comprendido, de verdad, en ese momento que no estoy ni estaré sola. Que la docena más grande del mundo es mi casa. Que, efectivamente, sin más méritos que el de abrir el corazón y ser yo misma, soy parte de la hermandad del éter. Recordé Santiago, mi casa en La Paz, la lejanía de lo mío, estar otra vez en Cuba, coño! Poder soñar, oler y sentir una piel, sin prisa, sin horarios, sin tiempos para querer. Y agradecí a la vida ser tan generosa conmigo y los míos.

Y ahora con ustedes Cubaaaaaaaaaaa. No podría mencionar a todos los troperos cubanos aunque quisiera porque son muchísimos, de hecho fue la única tropa en la que no hablaron todos, Vani tomó el micrófono, también Carlitos, Pedrocub, Maricusa, Malena, Sandra y algunos troperos más. Los encuentros en Cuba son muy distintos a los otros encuentros precisamente por eso, porque son en Cuba; pero además porque hay muchos troperos cubanos, repletos de historias e inagotables sonrisas, hijos e hijas, madres y padres, esposos y esposas, hermanas y hermanos, primos, sobrinos, tíos, al final todos son la tropa cubana. Cuba Va!!!!!!!!!!!!



Terminada la presentación de las tropas nos disponemos a almorzar (ya hacía hambre) las mesitas están predispuestas, todo muy bien organizado y coordinado, en la parrilla hay brochetitas de celdo y caldosa (que casi casi se asemeja –en términos de sabrosura- a un anticucho), al medio una cervecita, luego viene el plato principal: Celdo con congri (arroz con frijoles negros) y unos pepinitos, todos a devorar la comida. En la sobremesa, mientras conversamos, se acerca a la mesa peruana-boliviana Frank (bueno, se acerca es un decir casi casi lo obligamos a venir porque Nathy quería conocerlo, mentira, bastó que lo llamáramos) las preguntas obligatorias, Cuando vas a Perú? Cuando a Bolivia? Y, a pesar de que no se lo pregunté, parece que le dí penita a Frank que viene el próximo jueves a Santiago. Fotos y más fotos.


Como ya veníamos atrasados y el lugar tenía un tiempo de reserva nos tenemos que devolver a La Habana, abandonando esa deliciosa brisita que corría por debajo del techado y la naturaleza que nos envolvía. Así que (y empieza nuestra comandanta): Señooooooooooores los que tomaron la guagua grande a este lado por favor, los de la guagua chica acá conmigo, todos retornan como vinieron, en su mismo orden, haciendo fila por favoooooooor. Y así, nos devolvemos a La Habana.

Llegamos cansados a Pabellón Cuba, a casita. Como mi hermoso Billy se estaba quedando lejos (en Villa Panamericana) nos dice que si vuelve a casa no lo vemos más y eran como las 17 horas, así que le propongo (de forma unilateral) que se quede a dormir con nosotr@s y que mañana temprano vaya por sus cosas. Billy acepta la propuesta, se lo comunico a Manuel y a Mai (ni siquiera consulté, que barbaridad) y vamos a darnos una duchita. Ya más tardecito, todos bañaditos y un poco descansados nos dirigimos a Fresa y Chocolate a disfrutar de lo que sería una hermosa e improvisada velada. No sé bien como fue la cosa porque llegué un poco tarde, pero en mi mesa estábamos Siro, Maire, Ricardo y yo (alrededor de todas las latas vacías de chela que quepan en una mesita) y de repente la gente que estaba fuera conversando empieza a entrar y a enloquecer, son troperos los que se van a subir al escenario, viene Parra y Martha lo va a acompañar (Martha que vozarrón!!!) escuchamos algunas tradicionales venezolanas y algunas las cantamos a coro. Luego se sube Caro al escenario y, apenas acompañada, empieza: “La era está pariendo un corazón…” Una canción cabalística para todo lo que en la tarde habíamos vivido/sentido. Luego sube Siro y vamos todos (recordando el 2004): “Déjame que te cuente tropero, ahora que aún perfuma el recuerdo…” hasta ahí todo bien, todos éramos un solo país cantando a gritos, hasta que empezó con las “puruanas” y no recuerdo más, pues empezamos a retirarnos jeje.

























Ya era un poquito tarde, es decir casi casi la hora de visitar a Lennon que a todo esto ya nos debía estar extrañando. Billy y yo emocionados pues al fin podría quedarse a carretear/pachanguear hasta tarde. Todos al Lennon. Comienza a pasar el ron blanco y Eduardo con el cuatro, de repente toda esta gente sentada en las graditas empieza a sentir “que algo pasa en su cuerpo, y no pueden parar!!!” Se ponen a bailar en pleno parque: Marlis con Rafdil, Juangui con Rossemary, Shanita con Ángel. Cuba con Venezuela, Perú con Dominicana, Argentina con Dominicada. Candela chico! Al día siguiente teníamos que irnos al campismo temprano (y ahí si nos iban a dejar, conste) así que todos fuímos a dormirnos temprano (lo cual comprenderán es un decir) para despertar al día siguiente e irnos a “Los Cocos”. Sin embargo ese día nos quedo la sensación de que esta era si está pariendo un corazón.




8 Comentarios:

At 7:22 a. m., Blogger S-Siro dijo...

dos cosas :
-ese morfeo es un zorro.
-otra frase notable fue la de guille "yo se lo que es organizar un encuentro"... cuando se la pasaba en el nintendo en Lima :D

 
At 3:17 p. m., Blogger Sakura dijo...

Qué buena crónica!!!

Muchos besos y abrazos extrañada Vero

 
At 3:29 a. m., Blogger Marcelo dijo...

Yo también estuve muy contento de tenerte allí Verito, es un gustazo compartir contigo, ya sea en La Paz, en La Habana o en cualquier parte del mundo...Besos!

 
At 6:54 a. m., Blogger Noa dijo...

gracias por las cronicas!!
Es casi-casi como haber estado alli...
buaaaaaaaaa...
ni de coña!! jajja pero me acerca un mucho a todo lo que alli viviste...
gracias por compartirlas y de que manera!
Musutxuak

 
At 9:14 a. m., Blogger Estido dijo...

Buena crónica, compañera. Qué bien has debido pasarla. Un abrazo, compañera querida.

 
At 7:32 a. m., Blogger CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Qué hermosa experiencia en una muy buena crónica. Te mando un abrazo hasta Shile.

 
At 1:14 p. m., Anonymous luis dijo...

Mi niña bonita. Se te ve tan pero tan feliz en las fotos, que de solo vivir tu Habana se me llena el corazón...

Ojalá algún día pueda acompañarte en alguna de tus aventuras. Acá todo esta bien, es decir, el país me manda a decirte que todos estamos bien.

Abrazos, besos, todo

 
At 1:48 p. m., Blogger La Vero Vero dijo...

Siro: Me había olvidado de la frase del Guille, jeje la sumo también a los "ecos de este encuentro"

Ceci: Gracias! yo también los extraño harto.

Marce: ojalá haya otra oportunidad pues. Un beso.

Noa: hey amiga! gracias por pasar por acá!!! seguiremos con las crónicas, lento pero seguro.

Willy: Eso ya no fue pasarlo bien, tiene otro nombre, pero creo que ese adejtivo no existe aún, se acerca un poco a la maravilla. Abrazotes, compañero.

Vania: A pesar que vos eres la yanoya de las descripciones, sip le estoy metiendo harto empeño en registrar lo que La Habana nos fue en agosto. Besos

Lui: Cuando quieras, ya sabes la premisa "ahí esta mi mano, para quien la tome". Dile a mi país que le acarició tiernamente la memoria. Ni besos, ni abrazos: TODO. :)

 

Publicar un comentario

<< Home