domingo, agosto 10, 2008

Tiemblo

Es increíble que a esta altura no te haya agotado. Sabemos que has estado más tiempo en mi cabeza que en mi vida, más tiempo en mi memoria que en mi cama (en ambas te protegía de los fantasmas) y ya lo dice bien mi autor, el amor es eso, acumular al principio para ir gastando por el resto de los días, pero bien sabes que mi escuela económica es la del derroche y te juro !te lo juro! que he tratado de ahorrarte un poquito para días como estos, pero he fracasado con éxito...


Estoy pensando que, quizás, si vuelvo más para atrás, pero no estoy tan segura. Sabes bien que hay gente que se quiere hace tiempo, a tiempo, a destiempo y todo el tiempo y ese es mi caso, contigo no me queda otra que cumplir mi dulce condena.


Ya ni siquiera recuerdo en que vida fue que quedamos, si en medio de alguna guerra o, peor aún, en que universo, si la tierra era la tierra, si los Pueblos eran Estados, los feudos tenían esclavos o la Inquisición mataba a las que eran como una. No lo sé. Pero, sin precisar, lo revivo y me devuelve arrebatada al eje de mi vida y recuerdo: tener tus ojos en los bolsillos...tener tus ojos en los bolsillos…tener tus ojos en los bolsillos…y, a veces, me quedo sin bolsillos y tus ojos miran para otros lados y divago entre esto que no es vivir sin ti.


Pero desde ya te advierto: han pasado siglos…de seguir así va a tener que ser en la próxima vida o en la siguiente y no hay más, te lo confieso, he nacido ya mucho. De seguir tú sin poder querer a quien te quiere y de seguir yo queriendo solamente a quien no me sabe querer, voy a verme obligada a seguir apelando al recuerdo que es donde existes y, suele ocurrir, como ahora que te convoco para hablarte y el sólo hecho de saberte me fulmina y, nuevamente, puedo convertir en milagro el barro y me posó en tu recuerdo -un ratito- cuál mariposa, para volver a salir volando por la vida que hace falta bregar por los sueños, que hace falta sembrar las letras que aún, por ti, debo cosechar...y, nuevamente, tiro el reloj -sin verlo- yo me largo a vivir, asegúrate de hacerlo también, en vez de pensarme tanto (pero no dejes de soñarme) pues sólo así tendremos historias que cruzar cuando pacte el tiempo. Necesito volver a tus brazos para poder temblar.


La vida devuelve. Lo sé. Lo que no sé es cuando.





Te pareces al silencio

Ricardo Dávila Díaz Flores

Hay algo en ti que se parece al silencio,
a pesar de tantas cosas que me dices.
Hay algo en ti, y no es belleza.
Hay algo.


Me gusta estar solo para estar contigo.
Logras que escuche la luz, mire al sonido.
Me gusta verte para platicar
aunque afuera los árboles lo sepan todo.


Pero no te amo,
si te amara
tendría que robar por ti, matar por ti,
quitarle a la noche su brillo.
Yo deseo regresar lo robado,
resucitar lo muerto,
dejar a la noche en paz cuando estoy contigo.


Me gusta cuando me sorprendes por la espalda,
cuando ríes y me arrojas el cielo.
Cuando tus ojos, navajas de ternura, me cortan
los talones.


Me gusta que te enojes y me exijas un poema.
No soy poeta -te digo-
soy plagiario de la noche
ladrón de las palabras que llevas escondidas.
Entonces en mi alma te recuestas y me haces
cerrar los ojos.


Yo sé,
podría llevar una guitarra a tu balcón,
invadir de flores tu mirada,
gritarte y recordarte lo que ya sabes.


Pero ya ves,
no soy de esa madera.
Mas bien deseo mirarte,
mirarte y no cansarme nunca,
porque hay algo en ti que se parece el silencio.

Pd. Brindo cuando reclamas mis letras, a veces con sal, a veces con sangre. Pero brindo.

3 Comentarios:

At 8:17 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

Hay quienes se quedan a vivir ahi, Vero en la cabeza más que en la vida de uno....

Besitos....

 
At 9:31 p. m., Blogger NiNoSkA NoGaLeS dijo...

Verito ahí dejé alguito para vos en mi blog, haber si te interesa seguirlo!
un fuerte abrazo!

 
At 9:01 p. m., Blogger La Vero Vero dijo...

Anónimo: Efectivamente. Y ahí duran más, se otran, perduran, se eternizan. Saludos (o quién sos)

Nino: claro que, como te dije, romperemos la cadena y haremos públicos algunas canciones ganadoras jejeje. Un fuerte abrazote!

 

Publicar un comentario

<< Home